¿Tenemos las capacidades para lo que se espera de nosotros en el futuro? #ElCambioEresTú

Los profesionales de la Seguridad y Salud, ¿tenemos las capacidades para lo que se espera de nosotros en el futuro?

Hace unos días, hablando con unos compañeros de profesión, nos planteabamos si los profesionales que nos dedicamos a la Seguridad y Salud en nuestras empresas estamos preparados para lo que se va a demandar de nosotros en el futuro.

Aquí os dejo unas reflexiones personales, no con el ánimo de “sentar cátedra” ni de generalizar (por favor, que nadie se sienta aludido) sino de generar debate.

A día de hoy no conozco ninguna empresa seria, pequeña, mediana o grande, que no diga que la Seguridad y Salud es su PRIORIDAD número 1 o, al menos, una de sus prioridades.

Si embargo, en muchas empresas españolas, cuando se traslada esta afirmación a la realidad del día a día, con frecuencia vemos que no tiene reflejo en la estrategia de la empresa y/o en la asignación de recursos necesarios para hacer realidad dicha prioridad.

Quizá uno de los factores que ha contribuido a esta situación seamos nosotros mismos, las personas que trabajamos en las áreas de Seguridad y Salud. Venimos de una formación donde se ha priorizado la formación técnica y la obligación del cumplimiento estricto de los requisitos legales y poco (muy poco) sobre cómo trabajar con personas. En mi opinión, eso se ha acabado traduciendo en una “perversión” de una función que debería ser clave en las empresas, y que sin embargo adolece de un planteamiento global. Esta falta de planteamiento se ha plasmado en que:

Hemos creado (o contratado) Servicios de Prevención porque era un requisito legal, no una herramienta de mejora y de ayuda para conseguir los objetivos de las empresas. Los departamentos productivos tienen la percepción de que somos los que imponemos y no ayudamos.

La prevención, para muchos, ha acabado siendo un negocio y no el camino para aportar valor y competitividad a nuestro tejido empresarial. Nos centramos en las consecuencias y no en las personas. Se nos ve como un coste en lugar de un beneficio.
No me entendáis mal, el cumplimiento de los aspectos legales es fundamental y necesario; pero nosotros, como PROFESIONALES, debemos ir más allá, mucho más allá.

Debemos colocar a la persona en el centro de nuestra toma de decisiones y valorar el impacto de lo que hagamos en base al beneficio que las personas que trabajan en nuestras empresas van a obtener o percibir.

¿Creeis que tenemos las capacidades y habilidades necesarias para ello? ¿Qué más necesitamos los profesionales de Seguridad y Salud para aportar valor a nuestras empresas?

Nuestro asociado José Navajas ha escrito este artículo de opinión. José participa en la línea de trabajo Desarrollo Profesional de PRLInnovación junto con Sonia García-Donás, Carmen Cátedra, Agatha de Pablo, Hugo Tovar, Julia Diaz y Félix Sanz.

Este grupo de trabajo esta analizando la situación del responsable/manager de HS y en una serie de artículos irán compartiendo bajo la etiqueta #ElCambioEresTú las diferentes conclusiones de la situación actual y propuestas para la mejora continua de nuestra profesión y necesario Desarrollo Profesional.

Artículos relacionados   ¿Eres un Linchpin y no lo sabes? #ElCambioEresTú

Conoce a nuestros Ponentes. Jenn Lim, CEO and Chief Happiness Officer en Delivering Happiness

Jenn es la CEO y Chief Happiness Officer de Delivering Happiness, una compañía que cofundó con Tony Hsieh (CEO de Zappos.com), inspirada en la felicidad con base científica, la pasión, y el propósito en el trabajo y más allá de él. Jenn revelará una hoja de ruta para ayudar a tu organización a crear su propia cultura de trabajo, aumentar la felicidad y construir el éxito.

En el mundo, el 87% de los empleados se sienten desconectados de sus trabajos y solo en Estados Unidos se reportan $500.000 millones al año en pérdidas, por falta de productividad, creatividad, engagement y por la fuga del talento.

La iniciativa Delivering Happiness propone la felicidad como modelo de negocio pues parte de la premisa de que, si se impulsa este valor en el trabajo y en la vida de las personas, se pueden construir empresas competitivas y un mundo mejor.

Esa es la principal tesis que sostiene Jenn Lim, CEO y Chief Happiness Officer de este movimiento, quien participará en nuestro IV Congreso PRLInnovación.

 

¿Cómo puede un empleador introducir la metodología de Delivering Happiness sin encontrar oposición?

 

Por esa razón, nos mantenemos neutrales o agnósticos. En algunas compañías ellos no quieren que estemos mencionando el término “felicidad” todo el tiempo. A veces, el programa avanza sin que haya que mencionar esa palabra. No es que se les diga a los empleados: ‘Tienes que ser feliz o estar feliz si quieres trabajar para esta empresa’.

”El mensaje es, más bien: ‘Nosotros queremos asegurarnos de que vivas tu vida al máximo, que prosperes a tu propia manera’. No se trata de la terminología que usemos, se trata de que nos preocupamos por ti, como un empleado, para que podamos tener éxito como un equipo”.

 

INCMTY PARA LN

 

¿Cómo logran insertar esta ciencia de la felicidad en las compañías?

 

Nuestra idea no es llegar y cambiar por completo la estructura; más bien, llegamos y nos conectamos a lo que ya existe. Nos convertimos en socios del cambio. Lo que damos es una perspectiva del tipo: ¿Estás viviendo tus valores? ¿Están definidos? ¿Está tu comportamiento alentando esos valores? No estamos tratando de cambiar nada.

”Muchas compañías, cuando ya están maduras, necesitan un recordatorio de cuál es su verdadero ADN, pero no tienen que hacer grandes transformaciones”.

 

¿Cómo podría aplicar una persona esta ciencia de la felicidad en su vida?

 

 Yo creo que todo comienza desde ahí, desde dentro. Si hablamos en términos de las empresas, la empresa solo sobrevivirá si conduce a los individuos a ser lo que ellos son. Por eso es de vital importancia que se construya un ambiente donde los individuos puedan realizarse a sí mismos, para que puedan usar su pasión y sus talentos en el trabajo. Es algo más personal, se trata de individuos y no tanto de las competencias de la empresa para alcanzar el éxito.

.

 

Las empresas a veces consideran que las iniciativas para generar cambios son muy costosas. ¿Sucede eso con Delivering Happiness ?

 

Suele ser más sencillo lograr el cambio en las empresas que tienen menos gente; cuanta más gente tienes, más debes trabajar el cambio e ir escalando para mantenerlo funcionando.

 

¿Cuánto tiempo tardan haciendo entender a la gente cómo funciona el método?

 

Esa es una consulta común, pero ¿depende de qué? De si la empresa está supercomprometida, si algunas personas lo están y otras no.

”Solo por poner un ejemplo: hace un tiempo, en una empresa pequeña para la que trabajé realizamos tres talleres durante unos tres o cuatros meses, y les ayudó efectivamente a mejorar ventas y disminuir porcentajes de ausentismo”.

 

Formulario de Contacto PRLInnovación
Si desean ponerse en contacto con PRLInnovacion, por favor, no duden en rellenar este breve formulario habilitado para tal efecto.
Enviar