Cómo comunicar, vender y negociar en Prevención de Riesgos Laborales (I)

Como profesional que me dedico al mundo de la seguridad, la salud y el bienestar dentro de las empresas, asisto a conferencias, congresos, seminarios, etc., con el objetivo de aprender nuevas formas de hacer las cosas en prevención o, sencillamente, para tomar ideas que puedan implementarse dentro mi empresa y que contribuyan a mejorar su cultura preventiva. Sin embargo, después de escuchar experiencias fantásticas me he preguntado en muchas ocasiones: “Vale, si, ésto está muy bien, pero… ¿cómo habéis llegado a implantarlo?, ¿cómo habéis convencido a los diferentes agentes involucrados en el proyecto para que lo asuman como propio?, ¿cómo habéis conseguido que la dirección lo apruebe?” En mi caso en particular, me hubiera gustado oír la respuesta a estas preguntas.

Igualmente, estoy segura de que muchos de nosotros tenemos ideas estupendas y maravillosas, pero no conseguimos que nos escuchen o, en su defecto, no conseguimos entusiasmar a los demás de igual manera que nosotros nos sentimos entusiasmados por el proyecto. “¿Será que no lo he sabido trasmitir?, ¿qué he dicho o dejado de decir que ha bloqueado el interés del que me está escuchando?, ¿será que el proyecto no es tan interesante como yo creo?, o ¿será que no he sabido ver que no es el momento para una inversión de este tipo?

En la serie de artículos denominados “Cómo comunicar, vender y negociar en Prevención de Riesgos Laborales” me gustaría hablaros de algunas herramientas y/o técnicas que yo he usado con muy buenos resultados y que pueden ayudaros a conseguir implementar un proyecto preventivo en vuestra empresa. Intentaré mostraros que son, en qué consisten, para qué sirven, cómo y cuándo aplicarlas. Ahora bien, no soy un “gurú” de las mismas, tan sólo las aprendí en su momento y a mí me funcionan. ¿Por qué no a vosotros? Si queréis profundizar en ellas tendréis que investigar y dedicarles tiempo. Por otro lado, tampoco voy a daros una “receta mágica” con la que, sencillamente, agitéis una varita, digáis unas “palabras mágicas” y todo se resuelve por arte de magia. Lo siento, el uso de estas herramientas y/o técnicas requiere tiempo e implica un gran esfuerzo por nuestra parte. Ahora bien, ese tiempo y esfuerzo se verá recompensado cuando consigáis que ese proyecto en el que lleváis semanas y/o meses trabajando sale adelante. Lo primero que debemos saber es que la venta de un proyecto de PRL se fundamenta en tres pilares: saber Comunicar, Vender y Negociar.

AMPLIAR ARTÍCULO / PDF

Comments are closed.

Formulario de Contacto PRLInnovación
Si desean ponerse en contacto con PRLInnovacion, por favor, no duden en rellenar este breve formulario habilitado para tal efecto.
Enviar