Jornada sobre Tecnología y PRL. Madrid

Tras las vacaciones de verano, PRLInnovación retornó a la actividad con una jornada temática sobre Tecnología y su aplicación en el campo de la PRL (Programa de la sesión). En ella analizamos lo que los expertos comienzan a denominar como la Cuarta Revolución Industrial: Digitalización Empresarial, Big Data, Internet de las cosas o tecnologías disruptivas como Blockchain y su aplicación presente y futura en el campo de la Seguridad, Salud y Bienestar.

El desayuno dio comienzo con la exposición de David Sanz (Manager, IT Advisory KPMG), totalmente ajeno al mundo de la PRL, que presentó las herramientas sobre las que previsiblemente se apoyará el mundo del mañana y de las que se tendrán que encontrar su aplicación al segmento de la PRL. Primero bitcoin, moneda virtual de la que se desconoce su creador, ya bastante conocida con la que cada vez se pueden adquirir más productos y se extiende su reconocimiento y fiabilidad, y es ajena a toda organización bancaria.

La siguiente herramienta fue el Blockchain, un conjunto de tecnologías (P2P, sellado de tiempo, criptografía, etc.) que combinadas hacen posible que computadoras y otros dispositivos puedan gestionar su información compartiendo un registro distribuido, descentralizado y sincronizado entre todos ellos, en vez de utilizar las tradicionales bases de datos. Y ahí radican sus ventajas, en su descentralización, en su inmutabilidad, su seguridad, su transparencia y puede resultar más barato al eliminar del proceso a intermediarios y agencias acreditadoras. No es difícil de imaginar cómo esta tecnología podría ser un  “game changer” si realmente cumple las expectativas que está creando y, sin duda, en nuestro ámbito su aplicación podría ser revolucionario, por ejemplo, en la forma de gestionar la Coordinación de Actividades.

Y finalmente, el big data, algo ya también más habitual y usado que continúa creciendo y que aporta cada vez más capacidad de conocimientos y que nos dirige hacia una sociedad individualizada, con mayor eficiencia en los procesos, que mejora las experiencias del usuario e incluso transforma los negocios. Integrados a lo largo de la exposición, nuestro primer ponente fue detallando algunos ejemplos del uso de estas tecnologías en diversos modelos de negocio y las ventajas que les han supuesto.

En nuestra siguiente exposición, Ana Gómez (Responsable de prevención de riesgos laborales en ARRIVA DE BLAS) nos mostró un ejemplo de aplicación de tecnología en PRL que ha supuesto una bajada del número de incidencias y una sensible contribución a la promoción de una cultura preventiva en toda la plantilla. Su propuesta se basa en el uso de códigos BIDI, los cuales han sido colocado estratégicamente en diversos lugares (herramientas, maquinaria, …), y se ha introducido en ellos formación específica según el emplazamiento del código al que acceden los trabajadores, quiénes se ven favorecidos, además, por el uso común en los móviles de aplicaciones para la lectura de dichos códigos. De esta, forma han logrado llevar la formación de modo eficaz, instantáneo, accesible y disponible en todo momento y de forma rápida, más aún, en casos de urgencia, en las que cualquier empleado puede recurrir a su propio dispositivo móvil para hallar la solución a una situación complicada. Si bien esta formación aún no puede ser considerada como válida a efectos legales, desde luego, su eficiencia, abre una vía de debate al respecto de cara a un futuro no muy lejano.

El siguiente caso fue el propuesto por Miguel Ángel Alba (Coordinador de Higiene Industrial en Cataluña en Quirónprevención y Director Técnico del Proyecto LifeSenssei) y se centraba en el uso de nuevas tecnologías para la medición de agentes químicos. El proyecto FASyS pretende el diseño de la fábrica del futuro. En él, han conseguido implicar a varias empresas de distintos sectores con la intención de establecer un modelo común con el que centralizar la seguridad y la salud de los trabajadores en el medio de los procesos productivos. Se trata de otra vuelta de tuerca en la optimización de herramientas, recursos y avances para ir un paso más lejos en la reducción de los riesgos.

Una de las patas de ese proyecto consiste en el desarrollo de sensores optoquímicos que permiten controlar la exposición a agentes químicos. A través de estos sensores, pueden efectuar mediciones instantáneas de las condiciones del entorno y adaptadas a cada proceso englobadas todas ellas en el big data. De esta forma es posible disponer de la señalética, herramientas de seguridad y las medidas de emergencia propicias en todo momento según las circunstancias.

De momento, son sensores bastante frágiles a la temperatura y la humedad por lo que siguen trabajando en ampliar el abanico de eficiencia ante condiciones adversas dado que la fiabilidad está más que probada.

Nuestro siguiente ponente (Ángel Gil, CEO de Renderside) vino de la mano de nuestro partner SGS Tecnos, S.A, con la cual colabora en el desarrollo de proyectos tecnológicos dentro del campo de la PRL. En su exposición nos ilustró de manera muy práctica con los últimos avances en tecnología que tienen un amplio panorama de aplicación en materia de prevención. Una tecnología que bien puede respaldar el conocimiento práctico de una plantilla, nos permite el aprendizaje inmersivo de una forma más entretenida y, seguramente, con una eficiencia mayor.

Hablamos de Realidad Virtual, que consiste en sustituir la realidad física por un entorno completamente ficticio y generado, accediendo él a través de unas gafas. Los asistentes pudieron vivir la experiencia de sumergirse en un escenario de tanques y tuberías, donde usamos protocolos de emergencia para la extinción de un fuego en una de ellas, o las maniobras para operar ante una fuga. También nos subimos a lo alto de un forjado sin protecciones y experimentamos la caída desde una altura de dos plantas, entre otras posibilidades. Hablamos también de Realidad Aumentada, que consiste en añadir capas de información en una escena real. Por ejemplo, probamos el procedimiento de desconexión de una célula de un centro de transformación mediante la inserción de carteles informativos a una escena real con los pasos a seguir. Y, por último, hablamos también de imágenes 360, imágenes tratadas con determinadas cámaras que recogen una visualización completa del entorno a las que podemos sumar datos que completen la información. La posibilidad de probar todas estas posibilidades por parte de nuestro público, contribuyó a consolidar esa idea de las infinitas aplicaciones que pueden derivarse de estas tecnologías.

Nuestra última conferencia corrió a cargo de Javier Latasa (Health & Safety Technician Center Area and Sevilla en DHL Supply Chain) quién presentó el proyecto de la compañía logística del almacén en 3D. Un programa basado en un entorno interactivo donde la plantilla puede consultar de forma intuitiva, rápida y práctica los aspectos relevantes relacionados con los almacenes y las normas de prevención y medioambiente que deben cumplir. Se compone de una serie de imágenes en 2Dy 3D de distintas localizaciones de toda la cadena a los que se incorpora información sobre normativa en cada punto en cuestión. De esta manera, tanto en formación como durante toda la actividad laboral cualquier trabajador puede acceder de forma virtual al desarrollo de la actividad, realizar cualquier consulta en cada operación, así como tener una visión global del proceso.

Nuevamente, queremos agradecer a nuestros ponentes su tiempo y su dedicación y, también, a todos los miembros de esta línea de trabajo. Tampoco olvidamos en nuestros agradecimientos a la Universidad Europea de Madrid, en concreto al Campus de Alcobendas, por acogernos en sus instalaciones.

Para ver mas fotos de nuestra esta actividad visita nuestro FACEBOOK

Comments are closed.

Formulario de Contacto PRLInnovación
Si desean ponerse en contacto con PRLInnovacion, por favor, no duden en rellenar este breve formulario habilitado para tal efecto.
Enviar