Liderazgo en Seguridad: 4 pautas para conseguir el compromiso de la Dirección

compromiso

Por Estíbaliz Añón Escribano, Ingeniera Industrial y Responsable de PRL.

Sorprende que, en empresas con baja siniestralidad y con un sistema de gestión maduro e implantado, se siga viendo la prevención como una “obligación” o como un freno a la productividad de la compañía. Esto suele ser debido a que la prevención se percibe como una imposición normativa y a que se constata una falta de la integración de la misma en todos los ámbitos de la empresa.

Búsqueda de culpables en caso de accidentes, normas o instrucciones que se incumplen en función de la jerarquía o falta de claridad en las mismas, hacen que, pese a que se interiorice la obligación de cumplimiento, éste no sea desde el convencimientoPara ir cambiando esta percepción, la Alta Dirección debe asumir su Liderazgo en Seguridad y demostrar su compromiso con la Prevención.

No vale de nada el “Safety First” si luego no se demuestra con hechos.

Este Compromiso de la Dirección, ha de ser visible y observable. Si no se ve, si no se constata por el resto de la organización, será un esfuerzo en balde.

Para ello, es imprescindible seguir, entre otras, las siguientes pautas:

1. COHERENCIA: Cumplimiento estricto de la normativa interna en la empresa.

compromiso de la direcciónUna de las herramientas más potentes a la hora de cambiar la percepción que tiene la plantilla con respecto a la prevención, es predicar con el ejemplo. Tolerancia cero frente a los incumplimientos y cumplimiento de las instrucciones y/o normas por parte de todos los estamentos de la empresa.

La falta de coherencia frente a la normativa interna, la “manga ancha” en función de quién haya realizado la infracción y la diferenciación entre los diferentes estamentos de la empresa a la hora de exigir este compromiso, es uno de los puntos que más afectan a esa percepción de la cultura organizacional de las compañías.

2. COMUNICACIÓN: Seguridad y salud en la empresa

Si algo es importante, se habla de ello. Si se habla de algo, es que es importante.

Lo fundamental es que se hable de Seguridad y Salud en todos los ámbitos de la empresa, en todas las direcciones (de arriba a abajo, de abajo a arriba, horizontalmente…) y en todos los foros (reuniones, blogs, intranet, correos electrónicos, paneles y pantallas…).

En el ámbito de la comunicación, es importante también la priorización. Si queremos incidir en la importancia de la seguridad y salud de las personas, este punto tendrá que ser el primero de las reuniones. Si tenemos un blog interno, la publicación ha de ser ordenada y planificada, estableciendo un día concreto para el artículo de la prevención en este caso. En caso de accidentes internos o externos, lecciones aprendidas o cambios en normativa urgentes, se puede improvisar un post adicional.

3. CLARIDAD: Claridad en la normativa

Las normas e instrucciones han de ser claras, concisas y que no den pie a interpretaciones individuales. Si una norma se incumple sistemáticamente, hay que analizar el por qué, y comprobar si hay que modificarla

A su vez, toda la organización ha de conocer sus obligaciones y su rol en materia preventiva, y han de ser inequívocas. Las funciones y responsabilidades han de estar definidas y por escrito para poder consultarlas en caso de duda.

Por otro lado, en los planes de acogida de un nuevo colaborador o colaboradora, no sólo han de estar incluídos la formación e información en riesgos laborales, que es una obligación legal, sino las responsabilidades en materia preventiva de su puesto dentro de sus tareas.

4. SUPERVISIÓN: Comprobación del cumplimiento periódicamente y de manera estandarizada

De esta manera, por un lado, aumentamos la visibilidad de la Alta Dirección en su compromiso visible con la Seguridad y Salud de su plantilla y por otro, definiremos correcciones de aquellas que no se han cumplido buscando el por qué del incumplimiento, definiendo la acción correctiva pertinente y midiendo de nuevo el resultado.

El cambio cultural en una empresa es un proceso a largo plazo. Éste depende de la cultura previa de la organización, del estilo de mando y de la percepción que tiene la organización de la Prevención de riesgos laborales.

Hemos de ser constantes y coherentes para cambiar paradigmas, creencias y comenzar a ver resultados.

Sobre la autora

Estíbaliz Añón Escribano es Ingeniera Industrial y desde los inicios de su carrera profesional en el año 2000, su ámbito se centra en la prevención de Riesgos Laborales y el Medioambiente, áreas que ha gestionado en empresas de diferentes sectores, como la industria Química, Alimentación y Gasista.

En la actualidad, además de su labor como Responsable de Seguridad, Salud y Medioambiente, también difunde contenidos relacionados con la Cultura Preventiva y las herramientas para implantarla.

Comments are closed.

Formulario de Contacto PRLInnovación
Si desean ponerse en contacto con PRLInnovacion, por favor, no duden en rellenar este breve formulario habilitado para tal efecto.
Enviar