Category Archives: Líneas de Trabajo

Líneas de Trabajo | Listado COMPLETO de Publicaciones y Proyectos

El motor básico de PRLInnovación reside en los más de 150 profesionales que contribuyen de forma directa en las Líneas de Trabajo. Unos  espacios colaborativos que les permiten debatir sobre las necesidades actuales en SSB, desarrollar soluciones a las mismas (guías, documentos, etc.), compartir experiencias y buenas prácticas e identificar sinergias para aprender de compañeros y partners expertos.

Proyectos

Destacados  ⭕  PARTICIPA. ¿Tienes una CAE eficiente? El IRSST y PRLInnovación buscan empresas para formar parte de su Guía de Buenas Prácticas.

Navega por las pestañas para descubrir los proyectos actuales y las publicaciones de cada Línea y Equipo.
 

Equilibrio Digital: defendiendo el concepto "equilibrio" frente a "desconexión", el Equipo aboga por la creación de entornos positivos basados en la inteligencia digital y la educación/formación, donde la productividad y la conciliación hagan frente a la infoxicación y la hiperconectividad.

Infografías sobre Ventajas, Riesgos y Consejos.

Encuesta sobre Equilibrio Digital y Trabajo Remoto. ¿Eres socio/a? Resultados aquí.

Próximamente: Documento sobre Equilibrio Digital.

 

Ergonomía del Teletrabajo: establecer unos requisitos mínimos y unas recomendaciones, considerando la casuística tan variada  que se puede presentar, puede evitar problemas relacionados con trabajos en ordenadores, posturales de columna y cervicales, daños visuales por PVD e iluminación...

Próximamente: Modelo de empoderamiento y Proceso de control de riesgos.

 

Gestión de Equipos en Remoto: "No estar presentes no significa no estar atentos". Bajo esta premisa, este equipo trabaja en desarrollar modelos de gestión que generen confianza, cultura digital, certidumbre, motivación, reuniones dinámicas y una comunicación efectiva.

Encuesta sobre Equilibrio Digital y Trabajo Remoto. Resultados proximamente.

Próximamente: Píldoras formativas en formato multimedia para gestores de equipos.

 

Gestión Emocional del Teletrabajo: superando la interpretación de su gestión como un mero requisito legal, se posiciona como herramienta de valor mediante la innovación, experiencias prácticas y participación de para personas, empresas y sociedad. Identifican buenas prácticas y se ofrece asesoramiento, información, herramientas y apoyo.

Directrices para la Gestión de los Riesgos Psicosociales en el Teletrabajo.

Glosario y conceptos básicos de la gestión Psicosocial en el Teletrabajo.

Argumentario para realizar la Evaluación de Riesgos Psicosociales en el Trabajo.

La Gestión Emocional en el Trabajo según las Diferencias Generacionales.

 

Marco Legal del Teletrabajo: buscan soluciones, aclaraciones legales, posicionamientos y divulgan para traer luz en este tema tan controvertido, a la vez que ejercer de representación para trasladar a las instituciones el feedback de los profesionales sobre la nueva legislación.

Q&A | 25 preguntas y respuestas sobre la nueva Ley 10/2021 de Trabajo a Distancia.

 

Salud Integral: centrada en análisis, búsqueda y divulgación de buenas prácticas en hábitos saludables, los compañeros de este equipo centran sus esfuerzos en la implantación, comunicación, y medición de resultados de acciones como la nutrición, el sedentarismo, la higiene del sueño y la gestión del estrés.

Principios para una Gestión eficiente de la Salud Integral en el Trabajo.

Próximamente: Guía para la Gestión Integral de la Salud y Bienestar en las Empresas.

 

Trastornos Musculoesqueléticos: analiza, estudia y propone soluciones a la manipulación de cargas, los movimientos repetitivos o enérgicos, las posturas forzadas y estáticas, las vibraciones, la mala iluminación, las bajas temperaturas, el trabajo a un ritmo rápido, las posturas mantenidas durante largo tiempo...

Próximamente: Guías y Ejemplos sobre 'Manipulación de cargas', 'Posturas forzadas' y Tareas repetitivas'.

 

Encargados de disponer las bases sólidas, comunes a todas las Líneas de Trabajo, para el establecimiento de una gestión preventiva de calidad, definiendo de forma sistemática, sobre la base del conocimiento y el más amplio consenso profesional, las mejores estrategias para el desarrollo efectivo y coherente de una práctica profesional de calidad SSB, desde la perspectiva del compromiso, el empoderamiento y el aprendizaje.

Próximamente se embarcarán en dos proyectos de actualización del MEPS2 y estandarización de Buenas Prácticas PRLInnovación.

 

Activar a la Alta Dirección: con su implicación para “habilitar y gestionar una transformación” de gran envergadura, y la definición de herramientas e indicadores, es posible: Dedicar más recursos y/o esfuerzo a las  áreas que nos permitan avanzar y consolidar el cambio, y Focalizar aspectos directos de cada Dirección/Área/Departamento.

⭕  Próximamente: Fichas de focalización en Comunicación y Marketing, Recursos Humanos y Operaciones.

Próximamente: Programa de Objetivos e Incentivos en SSBT -  Herramienta de Gestión del Talento y Evaluación del Desempeño.

 

Dar Sentido a la Actividad Preventiva: considerar a los profesionales SSB como "agentes de promoción de cambio" genera entornos de trabajo más seguros y saludables, teniendo como referencia las oportunidades de mejora del Clima Preventivo en las organizaciones para desarrollar la actividad preventiva.

Próximamente: Guía de experiencias en Control de Riesgos, Sucesos y Capacitación.

 

Sensibilización a los equipos de HS&W: los compañeros trabajan en facilitar herramientas para trabajar el cambio, identificar posibles barreras del cambio, cómo definir y prepararse para el nuevo rol… al objeto de lograr que un Equipo de HS&W trabaje alineado y esté preparado para liderar la implantación en su empresa.

Próximamente: Guías de Evaluación inicial, Herramientas de Alineamiento y Plan de Implantación.

 

El objetivo de esta línea, es convertir la Coordinación de Actividades Empresariales CAE) en una práctica más eficaz y eficiente, a través de: la Simplificación, adecuando la coordinación al nivel de riesgo; la Innovación en los Medios de coordinación, valorando la vigilancia documental y la vigilancia en campo; y la Integración de la Coordinación como parte Operativa del Negocio.

 

simplyCAE#SimplyCAE es una iniciativa surgida de la pandemia COVID-19, que promueve la gestión eficiente de la CAE liberando a empresas y contratas de una exigencia documental innecesaria, basada en argumentos oficiales del Ministerio de Sanidad y la ITSS. Descubre el manifiesto, vídeos y podcasts explicativos, qué empresas forman parte de la iniciativa, y cómo adherir a tu organización.

⭕  Manifiesto.      ⭕  Webinar.      ⭕  Empresas e Información.

 

Como impulso a estos esfuerzos surge a su vez un proyecto  en colaboración con el IRSST de Madrid, y pretende ser palanca de cambio del actual modelo  de CAE burocratizado a uno más eficaz y operativo, usando como piedra angular el desarrollo de la Cultura Preventiva.

⭕ Estudio sobre la situación actual de la Coordinación de Actividades Empresariales.

⭕  Problemática.

Criterios para la identificación de Buenas Prácticas.

⭕  PARTICIPA. ¿Tienes una CAE eficiente? El IRSST y PRLInnovación buscan empresas para formar parte de su Guía de Buenas Prácticas.

⭕  Próximamente: Guía de Buenas Prácticas para una gestión eficaz de la CAE.

⭕  Próximamente: Envía tu Buena Práctica de CAE.

Este equipo pretende situar al profesional de HS como motor de mejora continua, redefininiendo y actualizando su rol para alinearlo con los valores, cultura y estrategia de empresa. Al posicionar la profesión y potenciar las nuevas competencias, conseguiremos la visibilidad y el prestigio de los profesionales, a la vez que las organizaciones contarán con roles definidos y eficientes.

 

Definición de Roles: Identificar y definir los diferentes tipos de funciones que puede desarrollar un profesional de la prevención, así como las hard y soft skills asociadas a cada rol (los conocimientos, competencias y habilidades técnicas, así como las habilidades sociales o competencias interpersonales).

Próximamente: Fichas de perfiles con descripción, funciones, indicadores de desempeño, experiencia mínima, competencias y formación necesarias, y responsabilidades.

 

Assessment: los profesionales de HS&W puedan medir el nivel alineamiento con respecto a las hard y soft skills asociadas a cada uno de los roles profesionales, y obtener un informe/calibración con las competencias más desarrolladas y las oportunidades en el desarrollo de otras.

Próximamente: Listado de soft skills necesarias y herramienta de calibración.

 

Capacitación y Desarrollo de Competencias: los compañeros diseñarán contenidos formativos y/o certificaciones que ayuden a mejorar competencias y habilidades de los profesionales de la HS&W, para lograr los más altos estándares de SSB en sus empresas.

 

Posicionamiento y búsqueda profesional: dar a conocer la existencia de otros perfiles profesionales diferentes al del Técnico de PRL tradicional es clave para identificar a perfiles destacados y ofrecerles posibles vacantes en empresas, al mismo tiempo que se ofrecen CVs a empresas que soliciten ayuda.

Los vehículos aéreos no tripulados (UAS), conocidos habitualmente como Drones (de ala fija o de ala rotatoria) de uso civil, comienzan a formar parte del entorno laboral y profesional en el que la sociedad en general y PRLInnovación en particular está involucrado.

dron

Aunque las nuevas tecnologías son siempre bienvenidas, siempre es necesario analizar si su aparición puede originar o no riesgos para las personas y, por tanto, qué posibles medidas preventivas habría que aplicar. La tecnología de los drones está en constante evolución y se pueden utilizar en multitud de situaciones diferentes, por lo que se deben analizar los riesgos que podrían originar. 

⭕  Posicionamiento de PRLInnovación sobre el uso de drones en el ámbito laboral.

Integrar un plan específico y adaptado de Movilidad y Seguridad Vial en las compañías aporta mucho más que seguridad legal: beneficios sociales, económicos, personales, medioambientales...

 Para alcanzar estos objetivos, los compañeros de la Línea comparten entre ellos sus buenas prácticas, experiencias y conocimientos extraídos de sus organizaciones y de su trayectoria profesional, para identificar necesidades y diseñar planes integrales que garanticen la seguridad vial, el transporte de cargas seguras, la reducción de emisiones...

Cuestionario sobre Gestión preventiva de la Movilidad y Seguridad Vial en el entorno de trabajo.

Próximo: Posicionamiento sobre la Reforma de la Ley de Seguridad Vial.

Gracias al mandato de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) por parte de Naciones Unidas y Pacto Mundial, muchas organizaciones son conscientes de la necesidad de compromiso, e incluso de que sin saberlo ya trabajan en pro de la sostenibilidad a través de acciones que eran naturales por pertenecer a los valores de la compañía.

Esta Línea da un paso más hacia la sostenibilidad ayudando a las organizaciones a crear un sistema integral para la gestión eficiente y eficaz de las acciones sostenibles. Un trabajo de identificación, matching y desarrollo que surge de compartir experiencias, ideas y necesidades, para impulsar que toda empresa se comprometa con el mayor número de ODSs que le sea posible.

Próximamente: Encuesta de Sostenibilidad | El rol de la Prevención en la gestión de los ODS.

Próximamente: Vídeo sobre los ODS y la Seguridad, Salud y Bienestar en el trabajo.

💡 Donde nace la innovación 💡

A través de sus carpetas compartidas de trabajo, reuniones con actas y grabaciones, acceso directo a los partners expertos, documentación privilegiada

los Equipos y Líneas de Trabajo se configuran como punto de encuentro preferido por los más de 150 miembros que ya forman parte de estos entornos.

Un espacio exclusivo para compartir, debatir, aprender… ¡y disfrutar de la Cultura Preventiva!

¿Quieres participar en Líneas de Trabajo y beneficiarte de todas las ventajas?

¡Contáctanos sin compromiso! y te ponemos al día para elijas la que más te aporte.

Principios Básicos | El Modelo de Salud y Bienestar Integral

11/05/2022 | Gestionar la Salud y Bienestar aporta valor cuando pone en el centro a la PERSONA, potenciando el cuidado de la salud mental y facilitando su participación, su compromiso, teniendo en cuenta la diversidad e integración, manteniéndose al día a través de la innovación, la digitalización, nuevas formas de trabajar, el bigdata… y apoyando la sostenibilidad de la empresa y los objetivos ODS.

El equipo ‘Salud Integral‘ de PRLInnovación, dentro de la Línea de Trabajo Bienestar y Salud, se une a las  publicaciones de la asociación con estos ‘Principios básicos del Modelo de Salud y Bienestar Integral. Una primera aproximación a la Guía para la gestión integral de la Salud y Bienestar que están desarrollando, y que actuarán como claves transversales en su desarrollo y aplicación. La guía abordará aspectos y ejemplos prácticos sobre foco y targets, obtención de datos, aprovechamiento de recursos, participación y captación, comunicación, mediciones, seguimientos… ¡atento a nuestras redes!

🔎 Clica en la imagen para ampliarla.

¿Eres socio/a de PRLInnovación?📌Aquí puedes ver cada principio, ¡contado por sus creadores!

Integrantes del Equipo ‘Salud Integral’

Más PUBLICACIONES de las Líneas de Trabajo

¿Tienes una CAE eficiente? El IRSST y PRLInnovación buscan empresas para formar parte de su Guía de Buenas Prácticas

logoPRLInnovacion
comunidad demadrid

Guía de implantación de un nuevo modelo de CAE eficiente

La Línea de Trabajo CAE de PRLInnovación está trabajando en estrecha colaboración con el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo IRSST de la Comunidad de Madrid para desarrollar una CAE eficiente – #SimplyCAE que facilite los procesos manteniendo la Seguridad y Salud de todas las Personas.

QUÉ ➡️ Queremos demostrar que tener una CAE eficiente es posible, utilizando de ejemplo a organizaciones que ya lo están haciendo para que sirvan de inspiración y facilitar que otras empresas puedan sumarse a este modelo.

CÓMO ➡️ Vamos a elaborar una “Guía de implantación de un nuevo modelo de CAE eficiente”, para lo que primero es necesario identificar y recopilar “Buenas Prácticas” ya implantadas en las organizaciones.

Tú colaboración es clave

Buscamos experiencias de integración de la SSB en las fases de: 1) Contratación, 2) Planificación y Organización, 3) Ejecución y Control, y 4) Finalización y Evaluación del Desempeño. (+info en el ‘Índice de temas). ¿Tienes alguna práctica eficiente en estas fases?

➡️ RELLENA el Formulario de Recopilación y FORMA PARTE DEL CAMBIO.

Demostremos que una CAE eficiente es posible.

Contratación, Planificación, Control, Evaluación… Descubre en qué consiste cada fase y a cuál corresponde tu Buena Práctica.

Rellena el formulario y envía tu Buena Práctica. Cuantos más detalles nos des, ¡más posibilidades tienes de entrar en la guía!

* Para la selección final de las prácticas, se constituirá un comité de aprobación que elegirá las más innovadoras, viables, replicables y mejor documentadas. Cuantos más detalles nos des, ¡más posibilidades tienes de entrar en la guía!

* Todos los datos son confidenciales y no se publicarán durante la recogida de información ni en la publicación de la guía sin consentimiento previo de la entidad participante.

¡Muchas gracias por tu colaboración!

Diferencias Generacionales en el Trabajo | Cómo abordar la Gestión Emocional de ‘tradicionales’, ‘boomers’, ‘millenials’…

19/04/2022 | Actualmente conviven en las organizaciones una gran variedad de profesionales de diferentes franjas de edad, con sus diferentes formas de ver el mundo, diferentes circunstancias y momentos vitales, diferentes motivaciones… un ampli espectro generacional.

El equipo ‘Gestión Emocional‘, dentro de la Línea de Trabajo Bienestar y Salud de PRLInnovación, añade a su lista de publicaciones el documento La Gestión Emocional en el Trabajo según las Diferencias Generacionales con consejos para que puedas realizar una Gestión Emocional eficiente de cada una y que aprovechen lo mejor de sí mismas.

Descubre, en cada ficha, los 🔵Contextos, 🟢Fortalezas, 🔴Mejoras y 🟡Consejos para cada generación.

Descarga las fichas psicosocial y utilízalas en conjunto o de forma independiente, según la realidad de tu organización.

Integrantes del Equipo Gestión Emocional del Teletrabajo

Más PUBLICACIONES de las Líneas de Trabajo

Argumentario | 17 barreras y 50 respuestas para gestionar los Factores Psicosociales en el trabajo

17/01/2022 |En esta empresa no hay riesgos psicosociales…” “Ya evaluamos hace tiempo y surgieron muchos problemas…” “Esto de ‘lo psicosocial’ es algo personal de cada trabajador…“. Son muchas la barreras internas que pueden surgir a la hora de plantear y realizar la evaluación psicosocial en tu empresa. ¿Cómo abordar las conversaciones y plantear la evaluación?

El equipo ‘Gestión Emocional‘, dentro de la Línea de Trabajo Bienestar y Salud de PRLInnovación, publica este ‘Argumentario para la gestión de los Factores Psicosociales en el trabajo’ con el objetivo de aportar posibles respuestas y superar los escollos dependiendo del punto en el que se encuentre nuestra empresa.

Navega por el sistema de semáforos 🔴🟡🟢 y encuentra qué respuesta se adapta mejor a tu situación.

Descarga el Argumentario  psicosocial y ve siempre preparado para defender la evaluación eficiente de los f.psicosociales.

Integrantes del Equipo Gestión Emocional del Teletrabajo

Más publicaciones de las Líneas de Trabajo

Encuesta de Equilibrio Digital, Trabajo Remoto y Gestión de Equipos

teletrabajo

Las infografías de Equilibrio Digital, con sus consejos sobre consumo, ciudadanía y educación, nos ayudan conocer las ventajas y riesgos de la hiperconexión, gestionar nuestro tiempo online, y desconectar de las tecnologías por iniciativa propia. Pero, ¿y en tu entorno laboral?

1️⃣ ¿Tu empresa tiene planes de formación sobre desconexión digital?

2️⃣ Si trabajas de forma remota, ¿cómo impacta el uso de herramientas en tu productividad?

3️⃣ Si además gestionas equipos que trabajan en remoto, ¿qué estrategia usas para mantener su motivación?

La Línea de trabajo Bienestar y Salud de PRLInnovación, desde sus equipos ‘Equilibrio Digital’ y ‘Gestión de Equipos en Remoto’, lanza esta encuesta para conocer la situación actual de las empresas en materia de desconexión digital y saber cómo actúan para gestionar el buen uso de la tecnología. Una encuesta dividida en tres bloques independientes según el nivel de conectvidad en tu vida laboral.

Rellena sólo los bloques que necesites, dependiendo de tu forma de trabajo.

Ayúdanos a seguir mejorando la Seguridad, Salud y Bienestar de las Personas.

⬇️

ENCUESTA CERRADA

Próximamente publicaremos los resultados…

¡permanece atento a nuestra web y redes sociales!

Equilibrio Digital

 

Victoria Sánchez

EOI

Javier Puerta

Roche

Jordi González

Sanofi

Marta González

Accept@

Miguel Á. Bernal

Eiffage

Raquel Raimúndez

L’Oreal

Rosa María Montaner

Grupo Cajamar

Sarah Armas

Amadeus

  

Gestión de Equipos en Remoto

Marga Servate

Seur

David León

Thyssenkrupp

Javier Díaz

Quirónprevención

Laura Gómez

Repsol

Marta Ramos

Aqualia

Uso de Drones en el ámbito laboral: el posicionamiento de PRLInnovación.

dron

Los vehículos aéreos no tripulados (UAS), conocidos habitualmente como Drones (de ala fija o de ala rotatoria) de uso civil, comienzan a formar parte del entorno laboral y profesional en el que la sociedad en general y PRLInnovación en particular está involucrado.

Aunque las nuevas tecnologías son siempre bienvenidas, siempre es necesario analizar si su aparición puede originar o no riesgos para las personas y, por tanto, qué posibles medidas preventivas habría que aplicar. Es importante destacar que la tecnología de los drones está en constante evolución y que de una forma rápida van incorporando cada vez más la posibilidad tanto de ser manejados en remoto, como la posibilidad de ser programados para que realicen su función de una forma autónoma, requiriendo la intervención humana sólo cuando están parados.

Dado que esta nueva tecnología se puede utilizar en multitud de situaciones diferentes, vamos a analizar exclusivamente los riesgos que podrían originar los UAS, sin entrar a analizar los propios del entorno en el que se utilice o del desplazamiento hasta este lugar, ya que no están intrínsicamente asociados al uso de estos dispositivos.

Es importante destacar que su versatilidad y alcance puede ayudar a evitar o minimizar la exposición a riesgos de los trabajadores. Esto es especialmente importante cuando pueden evitar que los trabajadores tengan que realizar tareas especialmente peligrosas.

dron

Para establecer nuestros requerimientos básicos, hemos tomado como referencia la “conducción de vehículos”. Si bien es verdad que tiene grandes similitudes, su gran diferencia es que, en el caso de los vehículos, los datos de siniestralidad demuestran que es una actividad de mucho más riesgo para las personas, que pilotar un dron. Siendo esto un hecho evidente, la regulación establecida por la DGT en código de circulación, establece que:

➡️ Es necesario contar con una licencia de conducción adecuada al vehículo a conducir, estando definidos los contenidos y conocimientos necesarios para obtenerla.

➡️ Está regulado el alcance y la regularidad de los reconocimientos médicos asociados a la conducción de vehículos. La renovación de las licencias de conducción exige un reconocimiento médico cada 10 años.

➡️ Los vehículos que salen al mercado cumplen estrictamente las normativas vigentes.

Si estos son los requerimientos para la conducción de un vehículo cuyo riesgo es claramente mayor que el manejo de un dron, creemos imprescindible evitar la sobrerregulación en materia de PRL por el uso de drones, generando necesidades inexistentes. Consideramos que debemos apoyarnos en las referencias establecidas por la Agencia estatal de Seguridad Aérea (AESA) para el uso de drones. Por tanto:

Dado que el uso profesional de drones es un área que aporta beneficios a las personas limitando su exposición a riesgos y es más eficiente para las empresas al permitir que una sola persona realice actividades que antes realizaban dos, consideramos que es importante fomentar su utilización, limitando la sobrerregulación y burocracia que nada aporte a mejorar la Seguridad y Salud de las personas.

Evaluación de Riesgos

Por las características de los dispositivos y porque no requieren la intervención humana cuando están en funcionamiento, entendemos que sería suficiente con una evaluación de riesgos laborales básica. En situaciones extremas, el simple hecho de manejar el UAS desde dentro del vehículo utilizado para llegar a la localización en la que se va a volar, evitaría cualquier riesgo de contacto con el UAS mientras se esté manejando.

Entendemos que puede representar riesgos para las personas, en las siguientes circunstancias:

❌ Un mal uso del dron podría conllevar riesgos: Cortes con alas rotatorias accesibles o interposición en trayectoria del dron. Si bien estos riesgos son fácilmente evitables siguiendo una de las más básicas medidas preventivas:

✅ Reducir el riesgo alejando al trabajador del punto en el que se genera el riesgo, esto es, dando las instrucciones adecuadas al piloto para que se mantenga alejado del dron.

⚠️ Su uso podría conllevar, y solo en algunos casos, riesgos para público en general, siendo estos riesgos muy reducidos para los operadores de drones.

Por último, como comentábamos en la introducción, si los entornos donde los drones pueden operar (Zonas ATEX, Trabajos en altura, posibles obstáculos etc…) expusieran al piloto a situaciones de riesgo adicionales, será necesario disponer tanto de la evaluación de los riesgos propios del lugar, como de las medidas preventivas específicas, pero en ningún caso se debe considerar que estos riesgos están derivados del uso de drones.

Formación y Reconocimientos Médicos Preventivos

Derivados de la evaluación de riesgos laborales básica mencionada, y respecto de la formación requerida para pilotar drones y los reconocimientos médicos preventivos podemos inferir que:

1. La formación de piloto de drones está regulada por la autoridad de aviación (AESA), no siendo necesario complementar la formación preventiva con cursos adicionales. Si acaso, sugerimos revisar el temario para ver si se podría completar algún contenido.

2. Solo en aquellos casos en los que el entorno en el que operan los trabajadores pueda producir riesgos adicionales, se deberá facilitar tanto la información, formación, EPIs y vigilancia de la salud adecuados al riesgo del entorno, sin que esta tenga que estar relacionada con el uso de drones.

3. No siendo una actividad que se pueda considerar de riesgo para los trabajadores que operan el dron, no cabe considerar los reconocimientos médicos preventivos como obligatorios. El hecho de que en ciertos casos pueda generar riesgos para terceros o público en general, no redunda en la necesidad de contar con los mencionados reconocimientos médicos preventivos como obligatorios. De haber sido necesaria, estamos seguros que la AESA lo habría establecido como requisito obligatorio, del mismo modo que la DGT lo establece para el permiso de conducir y sus renovaciones.

Adecuación a normativa

En relación con las normas de comercialización de equipos de trabajo, estos drones deberán contar con los preceptivos “Marcado CE” y “Declaración de conformidad”, a los que la legislación le obliga en España, así como cumplir cualquier otro precepto normativo que le fuera de aplicación en función del uso al que se destine (por ej. requisitos normativos ATEX).

Esta consideración se ve reforzada por el hecho de que los drones son equipos de nueva comercialización, debiendo ser todos ellos fabricados y comercializados con los correspondientes certificaciones y adecuaciones a normativa. Solo aquellas compañías que sean fabricantes de estos equipos, o las que realicen modificaciones sustanciales sobre el mismo, deberán adecuar dichos equipos a la normativa vigente.

Integrantes de la Línea de Trabajo

Hugo Tovar

Nokia

Amaya Sánchez

Redsys

Miguel Á. Gomez

Anav

Miguel París

Sacyr

Mª Isabel Herrero

NTT Data

Sergio Fernández

Vodafone

Más publicaciones de las Líneas de Trabajo

Estudio sobre la situación actual de la CAE del IRSST y PRLInnovación: Resultados de la encuesta y Criterios de Buenas Prácticas

15/11/2021 | Tras meses de trabajo, comienza la distribución del trabajo que el  IRSST (Instituto Regional de Seguridad y Trabajo) de la Comunidad de Madrid y la Línea de Trabajo de CAE de PRLInnovación en colaboración con i+3 han realizado estos últimos meses para establecer las bases de ese cambio tan necesario. Un proyecto para promover un modelo de CAE eficaz para los diferentes escenarios y tipologías de empresas.

La publicación de los dos primeros documentos abre el camino para establecer una palanca de cambio de modelo que sirva a los diferentes sectores empresariales y dé un paso más al utilizar como piedra angular el desarrollo de la Cultura Preventiva.

Descubre cómo comenzó la iniciativa #SimplyCAE los inicios del proyecto con el IRSST y, si aún no lo has hecho, ¡únete a #SimplyCAE!

1. Estudio sobre la situación actual de la Coordinación de Actividades Empresariales. Problemática.

2. Criterios para la Identificación de Buenas Prácticas.

1. Estudio sobre la situación actual de la Coordinación de Actividades Empresariales. Problemática

2. Criterios para la Identificación de Buenas Prácticas

Glosario de ‘Gestión Psicosocial’ | 44 conceptos para cuidar la Salud Emocional en el Trabajo

27/09/2021 | ¿Qué tipos de acoso pueden darse según el origen del mismo? ¿Cuándo debemos referirnos a ‘instrumento’ de evaluación o a ‘método’ de evaluación psicosocial? ¿Cuál es la diferencia entre conflicto y ambigüedad de rol?

El equipo ‘Gestión Emocional del Teletrabajode PRLInnovación y la Línea Bienestar y Salud publican este Glosario y conceptos básicos de la Gestión Psicosocial en el Teletrabajo para familiarizar a las empresas y profesionales con la terminología propia de la Salud Emocional y poder identificar y gestionar situaciones de riesgo potencial para el bienestar de los trabajadores.

Interactúa 🧩 con la imagen online
descarga ⬇️ la versión imprimible y
compártelo 📌 en tu empresa.

¡Únete a la Gestión responsable!

Imagen interactiva 🧩 Clica la esquina inferior derecha para ampliar la imagen.

Clica esta esquina para ampliar la imagen ⬆️

psicosocial Acoso por razón de Sexo u Orientación Sexual

Comportamiento realizado en función del sexo o de la orientación sexual de una persona, con el propósito o el efecto de atentar contra su dignidad y de crear entornos intimidatorio, degradante u ofensivo. También tienen consideración de acoso sexual las situaciones en las que se condicione un derecho o una expectativa de derecho relativos a las condiciones laborales de la persona, a la aceptación de una situación constitutiva de acoso por razón de sexo o por razón de orientación sexual.

psicosocial Acoso Psicológico

Exposición, en el marco de una relación profesional, a conductas de violencia psicológica dirigidas de forma reiterada y prolongada en el tiempo hacia una o más personas por parte de otra/s que actúa/n desde una posición de poder o influencia. El concepto es equivalente a “mobbing” y “acoso moral”. Si bien en el entorno laboral pueden producirse puntualmente acciones hostiles, para que éstas puedan ser constitutivas de Acoso Psicológico se requiere que sean sistemáticas, reiteradas, y dirigidas a la/s misma/s persona/s.

psicosocial Acoso Sexual

Comportamientos de naturalezas o con unas connotaciones sexuales, no deseados por la persona que lo recibe, que tenga el propósito o produzca el efecto de atentar contra la dignidad de esa persona, en particular cuando se crea un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo. También tienen consideración de acoso sexual las situaciones en las que se condicione un derecho o una expectativa de derecho relativos a las condiciones laborales de la persona, a la aceptación de una situación constitutiva de acoso sexual.

psicosocial Adicción al Trabajo

Implicación excesiva en la actividad laboral que deriva en una pérdida de los límites entre la vida laboral y otros ámbitos de la vida cotidiana y personal. Esta pérdida de equilibrio puede llegar a provocar disfunciones familiares y/o personales de distinta gravedad.

psicosocial Agotamiento Emocional

Estado de cansancio físico y psicológico experimentado de forma crónica y excesiva. Es el resultado de un elevado nivel de exigencias laborales que superan las capacidades de afrontamiento del trabajador.

Ambigüedad de Rol

Situación en la que el papel que un trabajador debe desempeñar en la organización está insuficientemente definido. De este modo, el trabajador carece de criterios, puntos de referencia o información adecuada para saber con suficiente exactitud lo que se espera de él.

psicosocial Apoyo Social

Presencia de recursos de apoyo psicológico provenientes de otras personas significativas.

psicosocial Autoestima

Evaluación que efectúa y mantiene el individuo en referencia a sí mismo, y expresa una actitud de aprobación o desaprobación. Es el valor propio que cada uno tiene de sí mismo.

psicosocial Autonomía

Grado de posibilidad que tiene el trabajador de organizar su trabajo, regular su ritmo, determinar el orden y la forma de realizar las tareas y gestionar su tiempo de trabajo y descanso.

psicosocial Carga Mental

Conjunto de toda la actividad mental y esfuerzo intelectual a los que se ve sometido el trabajador a lo largo de su jornada laboral para desarrollar el trabajo.

psicosocial Carga de Trabajo

Conjunto de requerimientos físicos, mentales, cognitivos y/o intelectuales necesarios para desarrollar el trabajo.

psicosocial Clima Laboral

Medio ambiente humano y físico en el que se desarrollan todas las actividades relacionadas  con el trabajo.

psicosocial Clima Organizacional

Conjunto de percepciones compartidas que tienen los miembros de una organización acerca de los procesos organizacionales, tales como: las políticas, el estilo de liderazgo, las relaciones interpersonales, la remuneración, etc. 

psicosocial Comportamiento

Manifestación externa de la conducta de una persona. Incluye tanto los aspectos verbales (mensaje oral o escrito) como no verbales (gestos, apariencia, tonalidad de la voz, gestión del espacio, etc.).

psicosocial Comuniación

Conjunto de acciones que se llevan a cabo para transmitir o recibir información, a través de diversos medios, métodos y técnicas de comunicación.

psicosocial Conflicto de Rol

Situación en la que hay exigencias del puesto de trabajo que son incompatibles entre sí.

psicosocial Contenido de Trabajo

Conjunto de tareas que desempeña el trabajador que activan una cierta variedad de capacidades, responden a una serie de necesidades y expectativas del trabajador y permiten el desarrollo psicológico del mismo.

psicosocial Cuestionario de Factores Psicosociales

El cuestionario de Factores Psicosociales es un instrumento de evaluación que permite identificar y medir aquellos factores derivados de la organización del trabajo que constituyen un riesgo para la salud.

psicosocial Daño Derivado del Trabajo

Toda lesión o daño físico o psicológico sufrido con ocasión o por consecuencia de actividades realizadas en el entorno o contexto de trabajo.

psicosocial Desarrollo Profesional

Proceso de planificación del crecimiento profesional con vistas a lograr objetivos dentro de una organización.

psicosocial Desempeño de Rol

Proceso de planificación del crecimiento profesional con vistas a lograr objetivos dentro de una organización.

psicosocial Equipo de Trabajo

Cualquier máquina, aparato, instrumento o instalación utilizado en el trabajo.

psicosocial Estilo de Mando

Forma de gestión, dirección y liderazgo de una organización o de las diferentes unidades y equipos que la componen.

Estrés Laboral

Riesgo derivado de la percepción, por parte del trabajador, de un desequilibrio sustancial entre las demandas laborales y su capacidad de respuesta, en condiciones en las que el fracaso puede tener importantes consecuencias percibidas.

Evaluación de Factores Psicosociales

Herramienta cuyo principal objetivo es aportar información que permita el diagnóstico psicosocial de una empresa o sus áreas, a para establecer actuaciones de mejora adecuadas a los riesgos detectados y al entorno en el que deban ser llevadas a cabo.

Factor de Riesgo Psicosocial

Factor de riesgo para la salud que se origina en la organización donde se desarrolla el trabajo y que genera respuestas de tipo fisiológico (reacciones neuroendocrinas), o de tipo emocional (sentimientos de ansiedad, depresión, alienación, apatía, etc.).

Iniciativa

Actitud de buscar resolver las diferentes cuestiones que se pueden presentar sin esperar que otros las resuelvan o sin esperar que las cosas queden sin solucionar.

Infracarga Laboral

Cuantitativa: volumen de trabajo insuficiente, por debajo del necesario para mantener la activación en el trabajador. Cualitativa: la tarea no implica compromiso mental, es sencilla y resulta insuficiente y aversiva para el trabajador.

Sobrecarga Laboral

Cuantitativa: la cantidad de trabajo excesiva y está por encima de la capacidad del trabajador para responder a esa tarea. Cualitativa: excesiva complejidad de la tarea, alta demanda intelectual que está por encima de la capacidad del trabajador.

Instrumento

Herramienta usada por el investigador para recolectar y registrar la información: formularios, pruebas, test, escalas de opinión, checklist. Vías mediante las cuales es posible aplicar una determinada técnica de recolección de información.

Método de Investigación

Técnica o conjunto de pasos diseñados para desarrollar una tarea de forma concreta, sistemática, organizada y estructurada. En el ámbito psicosocial, la tarea es el análisis e investigación de un problema o cuestión de salud emocional, con el fin de lograr información sobre dicho problema. Los métodos de investigación son herramientas cuyo fin es obtener y analizar datos fiables y representativos, e incluyen entre otras: muestreo, cuestionarios, entrevistas, estudios de casos, método experimental, ensayos y grupos de enfoque.

Motivación Laboral

Estado interno que activa, dirige y mantiene la conducta de la persona hacia metas o fines determinados; es el impulso que mueve a la persona a realizar determinadas acciones y persistir en ellas para su culminación.

Presentismo Laboral

Neologismo utilizado para describir a los trabajadores que en su trabajo pasan las horas sin apenas hacer tarea alguna por desgana o por falta de motivación.

Realización Personal

Necesidad básica de los seres humanos, la cual motiva el comportamiento de cada uno de nosotros, y una vez que se ha realizado, podemos experimentar bienestar, armonía y felicidad, incrementando así nuestra autoestima.

Relaciones Interpersonales

Interacción que se establece entre dos o más personas de forma recíproca en el ámbito laboral. 

Riesgo Laboral

Es la posibilidad de que un trabajador sufra un determinado daño derivado del trabajo.

Riesgo Psicosocial

Posibilidad de sufrir un daño derivado de las condiciones presentes en el trabajo relacionadas con la organización, el contenido de trabajo o relaciones interpersonales.

Ritmo de Trabajo

Es el tiempo normal requerido para la realización del trabajo.

Salud Integral

Estado completo de bienestar, físico, mental y social, y no meramente la ausencia de daño o enfermedad.

Satisfacción Laboral

Es el grado de bienestar que experimenta el trabajador con motivo de su trabajo. Es expresión de la medida en que las características del trabajo se acomodan a los deseos, aspiraciones, expectativas o necesidades del trabajador.

Síndrome del Burnout

Agotamiento emocional, despersonalización y baja realización personal en el trabajo.

Supervisión y Partiipación

Grado de autonomía decisional: el grado de la distribución del poder de decisión, respecto a distintos aspectos relacionados con el desarrollo del trabajo, entre el trabajador y la Dirección. Este factor se evalúa a partir de la valoración que el trabajador otorga al control ejercido por la Dirección y el grado de participación efectiva respecto a distintos aspectos del trabajo, así como por la valoración que el trabajador realiza de distintos medios de participación.

Teletrabajo y Trabajo a Distancia

Teletrabajo: aquel trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación.  Trabajo a distancia: forma de organización del trabajo o de realización de la actividad laboral conforme a la cual esta se presta en el domicilio de la persona trabajadora o en el lugar elegido por esta, durante toda su jornada o parte de ella, con carácter regular. 

Violencia en el Trabajo

Insultos, amenazas o agresión física o psicológica ejercidos contra un trabajador, y que ponen en peligro la salud, la seguridad o el bienestar del trabajador.

Integrantes del Equipo Gestión Emocional del Teletrabajo

Más publicaciones de las Líneas de Trabajo

Q&A | 25 aspectos que necesitas saber sobre la nueva Ley 10/2021 de Trabajo a Distancia

Este verano se ha publicado en el BOE Ley 10/2021, de 9 de julio, de trabajo a distancia, texto legal que reemplaza al RDL 28/2020.

El equipo Marco Legal del Teletrabajo de PRLInnovación, con el apoyo de nuestro partner AJP, publican un texto de preguntas y respuestas para aclarar en qué situación queda la prevención en el teletrabajo: deberes y obligaciones de cada parte, nuevos requisitos para la Evaluación de Riesgos, posibles escenarios ante accidentes…

Ponte al día de la normativa con estas 2️⃣5️⃣ preguntas y respuestas:

La propia exposición de motivos de la Ley 10/2021 refiere a esta modalidad indicando que

en la actualidad, más que trabajo a domicilio lo que existe es un trabajo remoto y flexible, que permite que el trabajo se realice en nuevos entornos que no requieren la presencia de la persona trabajadora en el centro de trabajo”,

aunque después no realiza ninguna previsión normativa específica para su realización.

Partiendo de la base establecida normativamente conforme a la cual el trabajo a distancia es aquél desarrollado de forma regular durante toda la jornada o parte de ella en el lugar acordado con la persona trabajadora (se establece por defecto su domicilio en la redacción final de la Ley), la actividad fuera de ese ámbito quedaría excluida del cómputo para la calificación como teletrabajo (30% de la jornada en un periodo de 3 meses).

Ello partiendo de la base de que toda aquella actividad profesional desarrollada fuera de las instalaciones de la empresa por motivos profesionales, como por ejemplo desplazamientos laborales, visitas a clientes, participación en reuniones en espacios públicos, etc., se considera ligada a las tareas propias del puesto de trabajo, que también deberán ser evaluadas de acuerdo con lo establecido en la normativa laboral ordinaria.

En tanto no se declare por las Autoridades Sanitarias que no existe dicho riesgo de contagio con carácter general, las empresas podrán mantener al teletrabajo “COVID-19” para evitar tales riesgos.

¿Tu empresa ha instaurado el teletrabajo como modalidad laboral general con motivo de la pandemia? En ese caso no es de aplicación el teletrabajo “ordinario” de la Ley 10/2021, si no la normativa laboral ordinaria hasta que el Gobierno declare la finalización de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19.

Se recomienda la consulta periódica a fuentes oficiales a efectos de poder conocer de forma actualizada las medidas de aplicación, dado el carácter dinámico de éstas. A tal efecto, se puede recurrir al siguiente enlace: https://administracion.gob.es/pag_Home/atencionCiudadana/Crisis-sanitaria-COVID-19.html

De acuerdo con lo establecido en el Artículo 16 de Ley 10/2021, estos deberes empresariales se concretan en:

– Evaluación de riesgos y planificación específicos de la modalidad de trabajo, mediante una metodología que “ofrezca confianza” en los resultados debiendo tenerse en cuenta la “accesibilidad del entorno laboral efectivo”.

– Dotación de los equipos de trabajo necesarios para el desarrollo de la actividad.

– Impartir la formación y hacer entrega de la información oportuna sobre los riesgos vinculados a la actividad, a la actualización y renovación periódica de dicha información.

La persona trabajadora, habiendo sido formada en los riesgos específicos de esta modalidad laboral y con la recepción de la información preventiva, está obligada a ponerlos en práctica dentro del deber de colaboración que tanto el Estatuto de los Trabajadores como la LPRL establecen, que se concreta en:

– La colaboración del teletrabajador con la empresa a través del Servicio de Prevención, concretada inicialmente en la necesidad de completar el cuestionario de recogida de datos sobre el lugar habilitado para la prestación del servicio, así como posteriormente en la aplicación de las posibles medidas preventivas que resulten de la planificación.

– En el caso de que la organización preventiva lo estime necesario y de forma motivada, el trabajador puede voluntariamente aceptar la visita al lugar donde se desarrolla el teletrabajo o denegar el acceso a la misma. En este segundo caso, de no aceptar tal visita, el teletrabajador debería colaborar con la empresa en la recogida de datos para la valoración de las condiciones del puesto, la cual debería proponer un sistema que no vulnere su derecho constitucional a la intimidad.

– El deber de “autocuidado” en el desarrollo de su actividad de teletrabajo, más aún el carácter que adquiere la implicación por parte de la persona trabajadora y la dificultad añadida que supone el cumplimiento de unas adecuadas medidas de seguridad y salud en el trabajo llevado a cabo en su residencia particular, así como la consecuente pérdida de control preventivo por parte del empresario derivada de la actividad desarrollada a distancia. Este deber del trabajador se entiende correlativo a las indicaciones e instrucciones que la empresa necesariamente debe dar al trabajador en cumplimiento de sus obligaciones de formación e información.

a Ley 10/2021 contempla el derecho de las personas trabajadoras que prestan servicios bajo esta modalidad de trabajo a la desconexión digital en los términos previstos en el artículo 88 de la Ley Orgánica 3/2018, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, particularmente en este caso en la limitación de los medios de comunicación fuera de los horarios de trabajo.

En esta línea, sería conveniente, para reforzar su posición jurídica, que la empresa -previa consulta de los representantes de los trabajadores- elaborase una política interna al efecto. Esta política sería la referencia para la aplicación de medidas preventivas de determinados riesgos de carácter psicosocial que se identifiquen en la evaluación de riesgos del teletrabajo, como aquellos ligados a la hiperconectividad como la fatiga tecnológica o el tecnoestrés.

Se considera esencial que la empresa también adopte una conducta proactiva mediante comunicaciones o chequeos periódicos del estado en la índole psicosocial de los trabajadores. Esto puede canalizarse con un correo periódico recordando que, en caso de manifestar sintomatología de problemas psicosociales (sobrecarga de trabajo, insomnio, nerviosismo, etc.), tienen que comunicarlo a sus mandos, de la misma forma que la empresa puede solicitar que el trabajador cumplimente una breve valoración de su estado mental en relación con el trabajo en varias áreas a modo de screening.

Para más información sobre desconexión digital, visite las infografías de Equilibrio Digital publicadas por PRLInnovación.

La nueva regulación no limita la libertad de las partes para establecer en el acuerdo uno o varios lugares de trabajo; tampoco para que, si así lo consideran oportuno, establezcan la libertad locativa del trabajador.

Pero en caso de otorgar esa libertad de elección al trabajador, debe tenerse en cuenta que las responsabilidades empresariales de seguridad y salud permanecen completamente vigentes, y resulta necesario para cumplir con las obligaciones establecidas legalmente que la empresa tenga conocimiento de todos los lugares, y desarrolle con respecto a estos las actividades que legalmente tiene obligación respecto de ese lugar (básicamente realización de la ERL).

Si en el acuerdo de trabajo a distancia se determinan específicamente dos o más lugares de trabajo, la obligación empresarial de evaluación de riesgos se extenderá a todos los espacios de trabajo identificados en el acuerdo.

Según la Disposición adicional tercera de la Ley 10/2021,

se considerará como domicilio de referencia […] aquel que figure como tal en el contrato de trabajo y, en su defecto, el domicilio de la empresa o del centro o lugar físico de trabajo“.

Los denominados centros de negocios o de “coworking” son lugares de trabajo gestionados por una empresa titular, a la que corresponden, de acuerdo con lo establecido en Capítulo III del RD 171/2004 (Artículos 6, 7, 8), las obligaciones de entregar:

– información sobre los riesgos del centro de trabajo,

– instrucciones para la prevención de los riesgos existentes en el centro de trabajo que puedan afectar a los trabajadores de las empresas concurrentes,

– insrtucciones sobre las medidas que deben aplicarse cuando se produzca una situación de emergencia.

Si la empresa reconoce al empleado la realización de su actividad desde un centro de coworking cuyos gastos además son reembolsados, se recomienda siempre que se establezca el mecanismo para que se realicen las oportunas acciones de coordinación empresarial.

En línea con los requisitos establecidos por el RD 28/2020, no se podría entender que estos puedan llegar a ser “lugares habilitados” para el teletrabajo regular, por lo que la compañía no debería permitirlo.

La libertad de elección del lugar por el trabajador plantea problemas especialmente importantes en casos de movilidad internacional. Si el trabajador quiere prestar servicios desde un lugar ubicado en otro país, puede hacerse constar así en el acuerdo de trabajo a distancia. En este caso, es importante considerar la legislación aplicable, en primer lugar, desde la perspectiva de Seguridad Social, además lógicamente de la fiscal, así como la migratoria y de prevención de riesgos laborales.

Se recomienda, con base en el principio de prudencia, que se estudie particularmente cada caso para conocer con anterioridad las obligaciones y responsabilidades a las que pudiera estar expuesta con motivo de la realización internacional del teletrabajo.

El artículo 156 del RDL 8/2015 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, establece que,

“salvo prueba en contrario, son constitutivas de accidente de trabajo las lesiones que sufra el trabajador durante el tiempo y en el lugar del trabajo”.

Esta conclusión, que es muy clara en los casos en los que la jornada laboral se desarrolla en la empresa, no es tan evidente si los trabajadores realizan su labor desde su domicilio particular.

En la práctica, el único instrumento de prueba en virtud del cual razonablemente se podría demostrar el carácter “no profesional” de la lesión sufrida dentro del propio domicilio de un teletrabajador es aquél que atiende a la propia tipología y naturaleza de la lesión sufrida, descartando como laborales aquellas cuyas características permitan deducir que no guardan relación alguna con el trabajo realizado, y en cambio, resultan ser claramente acreditativas de otro tipo de accidentes domésticos o incluso de manifestaciones concretas propias de una patología común de la que ya adolecía el trabajador en cuestión.

De negarse su etiología laboral, se acredite la ruptura del nexo causal, bien porque:

– se trate de enfermedad que por su propia naturaleza descarta o excluye la acción del trabajo como factor determinante o desencadenante,

– se aduzcan hechos que desvirtúen dicho nexo causal, lo que sucederá con facilidad en los supuestos de enfermedades en las que el trabajo no tuviere influencia pero se hace difícil, por ejemplo, en los casos de las lesiones cardiacas.

Ocasionalidad. La adecuada definición de actividades, equipos y herramientas necesarios para el teletrabajo en la evaluación de riesgos.

Tiempo. Aunque unas de las características básicas del teletrabajo es la flexibilidad, en el acuerdo de teletrabajo se deberá haber hecho referencias a la jornada establecida, tiempos de conexión, disponibilidad en el acuerdo de trabajo a distancia.

Lugar. Conforme a la Ley 10/2021, no toda la vivienda se considera espacio de trabajo, sino solo y exclusivamente donde efectivamente se lleve a cabo. La adecuada definición en la evaluación de “la zona habilitada” para teletrabajar, servirá de referencia para demostrar si el ámbito en el que se produjo el accidente se considera sujeto a la responsabilidad empresarial.

El empleador responderá en este caso únicamente de aquellos aspectos que queden dentro de su órbita de control (procedimiento de evaluación de riesgos a distancia, puesta a disposición de equipos de trabajo y de protección, formación, vigilancia de la salud, etc.), con base en la información que haya podido recabar.

De nuevo, el artículo 156 del RDL 8/2015 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, establece que tendrán consideración de accidentes de trabajo “los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo”.

Por lo que podría entenderse tal como lo entiende la Jurisprudencia, que no solo se trata domicilio legal, sino del real e incluso el habitual y, en general, del punto normal de llegada y partida del trabajo, pues el elemento determinante no es salir del domicilio o volver a él, lo esencial es ir al lugar de trabajo o volver de trabajar, pues el punto de salida o de llegada puede ser o no el domicilio del trabajador.

Se entiende necesario incluir módulo de actuación en emergencias en la formación de los teletrabajadores, excluyendo toda referencia a actividades fuera del espacio habilitado.

Se debería acompañar con la entrega de información en modo de consignas, teléfonos y centros asistenciales de la Mutua de Accidentes de Trabajo de la Empresa, considerando de manera general las medidas de actuación.

No se considera necesaria la dotación de ningún equipo de extinción de incendios, ya que de la evaluación no resultaría dicha medida preventiva, ni por las actividades a desarrollar, ni por qué no aplican requerimientos legales en este sentido.

– La empresa deberá obtener toda la información acerca de los riesgos a los que está expuesta la persona que trabaja a distancia mediante una metodología que ofrezca confianza respecto de sus resultados, y prever las medidas de protección que resulten más adecuadas en cada caso. Esta expresión reproduce básicamente el art.5.2 del Reglamento de Servicios de Prevención (RSP). Serán los responsables en prevención de las empresas los que deban determinar, por tanto, dicha metodología.

– Deberán tener en cuenta los riesgos específicos de esta modalidad de trabajo, poniendo especial atención en los factores psicosociales, ergonómicos y organizativos. Se recomienda usar un sistema de identificación de riesgos y determinar una actuación correlativa ante los mismos, huyendo de sistemas de doble entrada de probabilidad o consecuencias dada la evidente limitación para conocer del entorno y valorarlo.

– Únicamente debe alcanzar a la zona habilitada para la prestación de servicios, no extendiéndose al resto de zonas de la vivienda o del lugar elegido para el desarrollo del trabajo a distancia. Las exigencias del RD 486/1997 para los lugares de trabajo están condicionadas al tratarse de un lugar protegido bajo el derecho fundamental a la intimidad y que no está bajo la potestad de organización de la empresa.

– Acudiremos a la configuración mínima de puesto establecida en el RD 488/1997, siempre con la limitación existente respeto al derecho a la intimidad de la persona trabajadora en lo que pueda referirse a su esfera privada y a su domicilio particular.

– La posibilidad de realización de una visita de evaluación es una excepción que debe ser justificada, toda vez que la obtención de la información a través de otros medios con la colaboración del teletrabajador se considera la vía normal que debería establecerse en la metodología.

– Se propone, sobre la base de que se trata de un entorno complejo en el cual el empresario no tiene el control, usar el criterio de reducir los riesgos a “un nivel tan bajo como sea razonablemente posible (Tipo metodología anglosajona ALARP –As low as reasonably practicable-)

Se aplicaría en doble fase:

– Realizar una preevaluación genérica de los puestos en teletrabajo, basada en las condiciones estándar más habituales que los “lugares habilitados”.

– Realizar la evaluación concreta de las condiciones sobre la base de la información facilitada por los teletrabajadores en los cuestionarios de toma de datos.

De la combinación de ambas se realizará, en lo posible de forma automatizada, la pertinente planificación de la actividad preventiva que se trasladará a los teletrabajadores.

Sobre la posibilidad de verificación de cumplimiento de la planificación preventiva por el trabajador, el artículo 16 de la Ley 10/2021 no hace ninguna referencia.

Dado que no existe ninguna obligación de comprobación, de acuerdo con lo establecido en la normativa de teletrabajo y el artículo 20.3 ET la empresa podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por la persona trabajadora de sus obligaciones y deberes laborales, incluida la utilización de medios telemáticos, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad e intimidad.

Se podría considerar esta conducta como una infracción del deber de colaboración del trabajador, lo que podría motivar además de la finalización anticipada del teletrabajo, la posibilidad de la empresa de imponer una sanción disciplinaria, siempre y cuando se pueda tipificar el comportamiento dentro de los recogidos en el Convenio Colectivo correspondiente.

De lo establecido en la Ley 10/2021, la negativa a la visita por parte del teletrabajador no sería una causa válida para la terminación del teletrabajo a instancia de la empresa.

Ello pone de manifiesto las limitaciones de la empresa para acceder al domicilio del trabajador, pero no exime a la misma de la obligación de realizar una evaluación de riesgos en el lugar de trabajo, lo cual impone otros modelos de evaluación en la que la presencia física del técnico de prevención en el lugar de trabajo sea prescindible, tal como se establece en el párrafo cuarto del punto 2 del Artículo 16 de la Ley 10/2021.

“De no concederse dicho permiso, el desarrollo de la actividad preventiva por parte de la empresa podrá efectuarse en base a la determinación de los riesgos que se derive de la información recabada de la persona trabajadora según las instrucciones del servicio de prevención”.

La normativa establece que hay que evaluar la “zona habilitada” para el trabajador para la prestación del servicio, y ésta es en cada uno de los casos diferente de los demás.

Es habitual que parte del equipamiento a utilizar por el teletrabajador sea el mismo que usaba en el centro de trabajo, y que se encuentren ya evaluados en las correspondientes ERL de puesto de trabajo. De igual forma ocurre con los programas informáticos.

Para cumplir con la normativa sería necesario disponer de una  “ERL genérica de la actividad de teletrabajo” el equipamiento básico y programas entregados al teletrabajador, partiendo de la identificación y evaluación de riesgos realizada para el puesto en oficina y teniendo en cuenta lo previsto en la normativa aplicable a los trabajos a desempeñar (RD 488/97 de disposiciones mínimas de seguridad y de salud para la utilización por los trabajadores de equipos que incluyan PVD).

De esta forma, se podría entender cumplida la obligación de que, en cualquier caso, los equipos existentes en la empresa habrán de ser objeto de inclusión en la evaluación de los puestos de trabajo en los que estén ubicados estos equipos, comprobando su conformidad con el Real Decreto 1215 /1997 y el resto de normas a ellos aplicables.

En el caso de que se decida permitir que el teletrabajador decida voluntariamente utilizar otros equipos de su propiedad no facilitados por la empresa, sería necesaria su evaluación específica así como establece la Ley 10/2021 de establecer las condiciones para su mantenimiento y dotación de consumibles.

Dada la complejidad del entorno externo en el que se realiza la prestación por parte del teletrabajador, es preciso tener en cuenta que el espacio habilitado para trabajar será accedido habitualmente por otras personas ajenas a la empresa (habitualmente convivientes del teletrabajador), lo que afectará directamente a las condiciones de trabajo.

Sería por tanto conveniente que la recogida de información incluyera elementos relacionados con ese entorno (salvaguardando siempre el derecho a la intimidad) para valorar los efectos que puede tener en la salud psicosocial de la persona trabajadora.

Puede entenderse que, como criterio general, corresponde a la empresa facilitar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo regular…

… salvo si el teletrabajador utiliza su propio equipo, en cuyo caso el empresario debe hacerse cargo, con arreglo a la legislación nacional y a los convenios colectivos, de los costes derivados de la pérdida o el deterioro de los equipos y de los datos utilizados por la persona teletrabajadora.

A la vista de lo establecido en el artículo 16 de la Ley 10/2021, la obtención de la información acerca de los riesgos por parte de “quien tuviera competencia en materia preventiva” se realizará de forma ordinaria sin que sea necesaria su visita de la “zona habilitada para la prestación de servicios”, de manera que esta presencia física queda como una excepción que requiere de informe justificativo.

Por lo tanto, siguiendo lo establecido en las metodologías reconocidas de evaluación, y más concretamente como se recomienda en la Guía técnica del RD 488/97, se tendrá en cuenta lo siguiente:

“Para la mayoría de las actividades de oficina será suficiente la evaluación basada en la información obtenida mediante la aplicación de un test de evaluación”.

Este cuestionario se debería adaptar a la casuística propia de la actividad en teletrabajo, y no sería preciso reiterar cuestiones ya planteadas en el entorno de trabajo de oficina, en entornos en los cuales no se produzca variación, como por ejemplo lo relativo a uso de programas informáticos que ya estaban evaluados en su puesto de trabajo.

Debe instruir a la persona teletrabajadora acerca del procedimiento establecido para identificar los riesgos generales y específicos que pueden afectarle en el entorno del teletrabajo.

Su contenido debe dirigirse a capacitar al trabajador acerca de los riesgos específicos derivados del puesto de trabajo a distancia, prestando una especial y expresa atención a sus particularidades en cuanto a:

 riesgos específicos, como son los trastornos musculoesqueléticos, fatiga visual y fatiga menta o el peligro de aislamiento.

– riesgos psicosociales derivados tanto del uso de las tecnologías de comunicación e información, así como del entorno personal de la zona habilitada.

Proporcionar las capacidades para que el trabajador pueda proceder en su caso a la eliminación de los riesgos identificados, así como de las medidas de prevención y protección necesarias a aplicar para los riesgos residuales.

Prever un proceso de actualización cuando se produzcan cambios en las funciones que desempeñe el teletrabajador.

La empresa debe proporcionar una guía de orientación sobre los riesgos específicos del teletrabajo, incluyendo los manuales de instrucciones de los equipos de trabajo suministrados por la empresa.

Adicionalmente la empresa debería entregar las instrucciones de actuación en caso de emergencia en el lugar habilitado para trabajar, así como un listado de contactos para dirigirse en caso de urgencia.

Se recomienda adoptar la utilización de Indicadores de Riesgo como instrumento para la detección del posible daño que pudieran estar produciendo las condiciones de trabajo sobre la salud del personal teletrabajador.

La opacidad que se produce para la empresa, de hecho, es un argumento que puede darse la vuelta para que una empresa marque un límite claro a posibles consecuencias como una demanda: la Ley no permite ir más allá de lo que el trabajador quiera comunicar, por lo que si hay un estado de salud que puede condicionar en algo su salud en el puesto de trabajo y esa condición no es comunicada -y difícilmente detectada en el RM – poco más podrá exigírsele a la empresa, partiendo de la base de que el deber de “garantizar” del art. 14 LPRL tiene límites claros, que deben establecerse dentro de las actuaciones que son RAZONABLEMENTE POSIBLES.

Como posible alternativa plantear la sugerencia de incluir en los ofrecimientos o recordatorios de RM de los trabajadores de esta voluntariedad e importancia de comunicación para valorar mejor su estado de salud en la interacción con el puesto y sus tareas.

Y, de la misma forma, no está de más comunicar al trabajador que teletrabaja que tanto sus responsables como el Servicio de Prevención de la empresa están a su disposición siempre, y que requiere de su colaboración directa para la evaluación de lugar y condiciones de trabajo.

La propia exposición de motivos de la Ley 10/2021 refiere a esta modalidad indicando que

en la actualidad, más que trabajo a domicilio lo que existe es un trabajo remoto y flexible, que permite que el trabajo se realice en nuevos entornos que no requieren la presencia de la persona trabajadora en el centro de trabajo”,

aunque después no realiza ninguna previsión normativa específica para su realización.

Partiendo de la base establecida normativamente conforme a la cual el trabajo a distancia es aquél desarrollado de forma regular durante toda la jornada o parte de ella en el lugar acordado con la persona trabajadora (se establece por defecto su domicilio en la redacción final de la Ley), la actividad fuera de ese ámbito quedaría excluida del cómputo para la calificación como teletrabajo (30% de la jornada en un periodo de 3 meses).

Ello partiendo de la base de que toda aquella actividad profesional desarrollada fuera de las instalaciones de la empresa por motivos profesionales, como por ejemplo desplazamientos laborales, visitas a clientes, participación en reuniones en espacios públicos, etc., se considera ligada a las tareas propias del puesto de trabajo, que también deberán ser evaluadas de acuerdo con lo establecido en la normativa laboral ordinaria.

En tanto no se declare por las Autoridades Sanitarias que no existe dicho riesgo de contagio con carácter general, las empresas podrán mantener al teletrabajo “COVID-19” para evitar tales riesgos.

¿Tu empresa ha instaurado el teletrabajo como modalidad laboral general con motivo de la pandemia? En ese caso no es de aplicación el teletrabajo “ordinario” de la Ley 10/2021, si no la normativa laboral ordinaria hasta que el Gobierno declare la finalización de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19.

Se recomienda la consulta periódica a fuentes oficiales a efectos de poder conocer de forma actualizada las medidas de aplicación, dado el carácter dinámico de éstas. A tal efecto, se puede recurrir al siguiente enlace: https://administracion.gob.es/pag_Home/atencionCiudadana/Crisis-sanitaria-COVID-19.html

De acuerdo con lo establecido en el Artículo 16 de Ley 10/2021, estos deberes empresariales se concretan en:

– Evaluación de riesgos y planificación específicos de la modalidad de trabajo, mediante una metodología que “ofrezca confianza” en los resultados debiendo tenerse en cuenta la “accesibilidad del entorno laboral efectivo”.

– Dotación de los equipos de trabajo necesarios para el desarrollo de la actividad.

– Impartir la formación y hacer entrega de la información oportuna sobre los riesgos vinculados a la actividad, a la actualización y renovación periódica de dicha información.

La persona trabajadora, habiendo sido formada en los riesgos específicos de esta modalidad laboral y con la recepción de la información preventiva, está obligada a ponerlos en práctica dentro del deber de colaboración que tanto el Estatuto de los Trabajadores como la LPRL establecen, que se concreta en:

– La colaboración del teletrabajador con la empresa a través del Servicio de Prevención, concretada inicialmente en la necesidad de completar el cuestionario de recogida de datos sobre el lugar habilitado para la prestación del servicio, así como posteriormente en la aplicación de las posibles medidas preventivas que resulten de la planificación.

– En el caso de que la organización preventiva lo estime necesario y de forma motivada, el trabajador puede voluntariamente aceptar la visita al lugar donde se desarrolla el teletrabajo o denegar el acceso a la misma. En este segundo caso, de no aceptar tal visita, el teletrabajador debería colaborar con la empresa en la recogida de datos para la valoración de las condiciones del puesto, la cual debería proponer un sistema que no vulnere su derecho constitucional a la intimidad.

– El deber de “autocuidado” en el desarrollo de su actividad de teletrabajo, más aún el carácter que adquiere la implicación por parte de la persona trabajadora y la dificultad añadida que supone el cumplimiento de unas adecuadas medidas de seguridad y salud en el trabajo llevado a cabo en su residencia particular, así como la consecuente pérdida de control preventivo por parte del empresario derivada de la actividad desarrollada a distancia. Este deber del trabajador se entiende correlativo a las indicaciones e instrucciones que la empresa necesariamente debe dar al trabajador en cumplimiento de sus obligaciones de formación e información.

La Ley 10/2021 contempla el derecho de las personas trabajadoras que prestan servicios bajo esta modalidad de trabajo a la desconexión digital en los términos previstos en el artículo 88 de la Ley Orgánica 3/2018, de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales, particularmente en este caso en la limitación de los medios de comunicación fuera de los horarios de trabajo.

En esta línea, sería conveniente, para reforzar su posición jurídica, que la empresa -previa consulta de los representantes de los trabajadores- elaborase una política interna al efecto. Esta política sería la referencia para la aplicación de medidas preventivas de determinados riesgos de carácter psicosocial que se identifiquen en la evaluación de riesgos del teletrabajo, como aquellos ligados a la hiperconectividad como la fatiga tecnológica o el tecnoestrés.

Se considera esencial que la empresa también adopte una conducta proactiva mediante comunicaciones o chequeos periódicos del estado en la índole psicosocial de los trabajadores. Esto puede canalizarse con un correo periódico recordando que, en caso de manifestar sintomatología de problemas psicosociales (sobrecarga de trabajo, insomnio, nerviosismo, etc.), tienen que comunicarlo a sus mandos, de la misma forma que la empresa puede solicitar que el trabajador cumplimente una breve valoración de su estado mental en relación con el trabajo en varias áreas a modo de screening.

Para más información sobre desconexión digital, visite las infografías de Equilibrio Digital publicadas por PRLInnovación.

La nueva regulación no limita la libertad de las partes para establecer en el acuerdo uno o varios lugares de trabajo; tampoco para que, si así lo consideran oportuno, establezcan la libertad locativa del trabajador.

Pero en caso de otorgar esa libertad de elección al trabajador, debe tenerse en cuenta que las responsabilidades empresariales de seguridad y salud permanecen completamente vigentes, y resulta necesario para cumplir con las obligaciones establecidas legalmente que la empresa tenga conocimiento de todos los lugares, y desarrolle con respecto a estos las actividades que legalmente tiene obligación respecto de ese lugar (básicamente realización de la ERL).

Si en el acuerdo de trabajo a distancia se determinan específicamente dos o más lugares de trabajo, la obligación empresarial de evaluación de riesgos se extenderá a todos los espacios de trabajo identificados en el acuerdo.

Según la Disposición adicional tercera de la Ley 10/2021,

se considerará como domicilio de referencia […] aquel que figure como tal en el contrato de trabajo y, en su defecto, el domicilio de la empresa o del centro o lugar físico de trabajo“.

Los denominados centros de negocios o de “coworking” son lugares de trabajo gestionados por una empresa titular, a la que corresponden, de acuerdo con lo establecido en Capítulo III del RD 171/2004 (Artículos 6, 7, 8), las obligaciones de entregar:

– información sobre los riesgos del centro de trabajo,

– instrucciones para la prevención de los riesgos existentes en el centro de trabajo que puedan afectar a los trabajadores de las empresas concurrentes,

– insrtucciones sobre las medidas que deben aplicarse cuando se produzca una situación de emergencia.

Si la empresa reconoce al empleado la realización de su actividad desde un centro de coworking cuyos gastos además son reembolsados, se recomienda siempre que se establezca el mecanismo para que se realicen las oportunas acciones de coordinación empresarial.

En línea con los requisitos establecidos por el RD 28/2020, no se podría entender que estos puedan llegar a ser “lugares habilitados” para el teletrabajo regular, por lo que la compañía no debería permitirlo.

La libertad de elección del lugar por el trabajador plantea problemas especialmente importantes en casos de movilidad internacional. Si el trabajador quiere prestar servicios desde un lugar ubicado en otro país, puede hacerse constar así en el acuerdo de trabajo a distancia. En este caso, es importante considerar la legislación aplicable, en primer lugar, desde la perspectiva de Seguridad Social, además lógicamente de la fiscal, así como la migratoria y de prevención de riesgos laborales.

Se recomienda, con base en el principio de prudencia, que se estudie particularmente cada caso para conocer con anterioridad las obligaciones y responsabilidades a las que pudiera estar expuesta con motivo de la realización internacional del teletrabajo.

El artículo 156 del RDL 8/2015 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, establece que,

“salvo prueba en contrario, son constitutivas de accidente de trabajo las lesiones que sufra el trabajador durante el tiempo y en el lugar del trabajo”.

Esta conclusión, que es muy clara en los casos en los que la jornada laboral se desarrolla en la empresa, no es tan evidente si los trabajadores realizan su labor desde su domicilio particular.

En la práctica, el único instrumento de prueba en virtud del cual razonablemente se podría demostrar el carácter “no profesional” de la lesión sufrida dentro del propio domicilio de un teletrabajador es aquél que atiende a la propia tipología y naturaleza de la lesión sufrida, descartando como laborales aquellas cuyas características permitan deducir que no guardan relación alguna con el trabajo realizado, y en cambio, resultan ser claramente acreditativas de otro tipo de accidentes domésticos o incluso de manifestaciones concretas propias de una patología común de la que ya adolecía el trabajador en cuestión.

De negarse su etiología laboral, se acredite la ruptura del nexo causal, bien porque:

– se trate de enfermedad que por su propia naturaleza descarta o excluye la acción del trabajo como factor determinante o desencadenante,

– se aduzcan hechos que desvirtúen dicho nexo causal, lo que sucederá con facilidad en los supuestos de enfermedades en las que el trabajo no tuviere influencia pero se hace difícil, por ejemplo, en los casos de las lesiones cardiacas.

Ocasionalidad. La adecuada definición de actividades, equipos y herramientas necesarios para el teletrabajo en la evaluación de riesgos.

Tiempo. Aunque unas de las características básicas del teletrabajo es la flexibilidad, en el acuerdo de teletrabajo se deberá haber hecho referencias a la jornada establecida, tiempos de conexión, disponibilidad en el acuerdo de trabajo a distancia.

Lugar. Conforme a la Ley 10/2021, no toda la vivienda se considera espacio de trabajo, sino solo y exclusivamente donde efectivamente se lleve a cabo. La adecuada definición en la evaluación de “la zona habilitada” para teletrabajar, servirá de referencia para demostrar si el ámbito en el que se produjo el accidente se considera sujeto a la responsabilidad empresarial.

El empleador responderá en este caso únicamente de aquellos aspectos que queden dentro de su órbita de control (procedimiento de evaluación de riesgos a distancia, puesta a disposición de equipos de trabajo y de protección, formación, vigilancia de la salud, etc.), con base en la información que haya podido recabar.

De nuevo, el artículo 156 del RDL 8/2015 por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, establece que tendrán consideración de accidentes de trabajo “los que sufra el trabajador al ir o al volver del lugar de trabajo”.

Por lo que podría entenderse tal como lo entiende la Jurisprudencia, que no solo se trata domicilio legal, sino del real e incluso el habitual y, en general, del punto normal de llegada y partida del trabajo, pues el elemento determinante no es salir del domicilio o volver a él, lo esencial es ir al lugar de trabajo o volver de trabajar, pues el punto de salida o de llegada puede ser o no el domicilio del trabajador.

Se entiende necesario incluir módulo de actuación en emergencias en la formación de los teletrabajadores, excluyendo toda referencia a actividades fuera del espacio habilitado.

Se debería acompañar con la entrega de información en modo de consignas, teléfonos y centros asistenciales de la Mutua de Accidentes de Trabajo de la Empresa, considerando de manera general las medidas de actuación.

No se considera necesaria la dotación de ningún equipo de extinción de incendios, ya que de la evaluación no resultaría dicha medida preventiva, ni por las actividades a desarrollar, ni por qué no aplican requerimientos legales en este sentido.

– La empresa deberá obtener toda la información acerca de los riesgos a los que está expuesta la persona que trabaja a distancia mediante una metodología que ofrezca confianza respecto de sus resultados, y prever las medidas de protección que resulten más adecuadas en cada caso. Esta expresión reproduce básicamente el art.5.2 del Reglamento de Servicios de Prevención (RSP). Serán los responsables en prevención de las empresas los que deban determinar, por tanto, dicha metodología.

– Deberán tener en cuenta los riesgos específicos de esta modalidad de trabajo, poniendo especial atención en los factores psicosociales, ergonómicos y organizativos. Se recomienda usar un sistema de identificación de riesgos y determinar una actuación correlativa ante los mismos, huyendo de sistemas de doble entrada de probabilidad o consecuencias dada la evidente limitación para conocer del entorno y valorarlo.

– Únicamente debe alcanzar a la zona habilitada para la prestación de servicios, no extendiéndose al resto de zonas de la vivienda o del lugar elegido para el desarrollo del trabajo a distancia. Las exigencias del RD 486/1997 para los lugares de trabajo están condicionadas al tratarse de un lugar protegido bajo el derecho fundamental a la intimidad y que no está bajo la potestad de organización de la empresa.

– Acudiremos a la configuración mínima de puesto establecida en el RD 488/1997, siempre con la limitación existente respeto al derecho a la intimidad de la persona trabajadora en lo que pueda referirse a su esfera privada y a su domicilio particular.

– La posibilidad de realización de una visita de evaluación es una excepción que debe ser justificada, toda vez que la obtención de la información a través de otros medios con la colaboración del teletrabajador se considera la vía normal que debería establecerse en la metodología.

– Se propone, sobre la base de que se trata de un entorno complejo en el cual el empresario no tiene el control, usar el criterio de reducir los riesgos a “un nivel tan bajo como sea razonablemente posible (Tipo metodología anglosajona ALARP –As low as reasonably practicable-)

Se aplicaría en doble fase:

– Realizar una preevaluación genérica de los puestos en teletrabajo, basada en las condiciones estándar más habituales que los “lugares habilitados”.

– Realizar la evaluación concreta de las condiciones sobre la base de la información facilitada por los teletrabajadores en los cuestionarios de toma de datos.

De la combinación de ambas se realizará, en lo posible de forma automatizada, la pertinente planificación de la actividad preventiva que se trasladará a los teletrabajadores.

Sobre la posibilidad de verificación de cumplimiento de la planificación preventiva por el trabajador, el artículo 16 de la Ley 10/2021 no hace ninguna referencia.

Dado que no existe ninguna obligación de comprobación, de acuerdo con lo establecido en la normativa de teletrabajo y el artículo 20.3 ET la empresa podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por la persona trabajadora de sus obligaciones y deberes laborales, incluida la utilización de medios telemáticos, guardando en su adopción y aplicación la consideración debida a su dignidad e intimidad.

Se podría considerar esta conducta como una infracción del deber de colaboración del trabajador, lo que podría motivar además de la finalización anticipada del teletrabajo, la posibilidad de la empresa de imponer una sanción disciplinaria, siempre y cuando se pueda tipificar el comportamiento dentro de los recogidos en el Convenio Colectivo correspondiente.

De lo establecido en la Ley 10/2021, la negativa a la visita por parte del teletrabajador no sería una causa válida para la terminación del teletrabajo a instancia de la empresa.

Ello pone de manifiesto las limitaciones de la empresa para acceder al domicilio del trabajador, pero no exime a la misma de la obligación de realizar una evaluación de riesgos en el lugar de trabajo, lo cual impone otros modelos de evaluación en la que la presencia física del técnico de prevención en el lugar de trabajo sea prescindible, tal como se establece en el párrafo cuarto del punto 2 del Artículo 16 de la Ley 10/2021.

“De no concederse dicho permiso, el desarrollo de la actividad preventiva por parte de la empresa podrá efectuarse en base a la determinación de los riesgos que se derive de la información recabada de la persona trabajadora según las instrucciones del servicio de prevención”.

La normativa establece que hay que evaluar la “zona habilitada” para el trabajador para la prestación del servicio, y ésta es en cada uno de los casos diferente de los demás.

s habitual que parte del equipamiento a utilizar por el teletrabajador sea el mismo que usaba en el centro de trabajo, y que se encuentren ya evaluados en las correspondientes ERL de puesto de trabajo. De igual forma ocurre con los programas informáticos.

Para cumplir con la normativa sería necesario disponer de una  “ERL genérica de la actividad de teletrabajo” el equipamiento básico y programas entregados al teletrabajador, partiendo de la identificación y evaluación de riesgos realizada para el puesto en oficina y teniendo en cuenta lo previsto en la normativa aplicable a los trabajos a desempeñar (RD 488/97 de disposiciones mínimas de seguridad y de salud para la utilización por los trabajadores de equipos que incluyan PVD).

De esta forma, se podría entender cumplida la obligación de que, en cualquier caso, los equipos existentes en la empresa habrán de ser objeto de inclusión en la evaluación de los puestos de trabajo en los que estén ubicados estos equipos, comprobando su conformidad con el Real Decreto 1215 /1997 y el resto de normas a ellos aplicables.

En el caso de que se decida permitir que el teletrabajador decida voluntariamente utilizar otros equipos de su propiedad no facilitados por la empresa, sería necesaria su evaluación específica así como establece la Ley 10/2021 de establecer las condiciones para su mantenimiento y dotación de consumibles.

Dada la complejidad del entorno externo en el que se realiza la prestación por parte del teletrabajador, es preciso tener en cuenta que el espacio habilitado para trabajar será accedido habitualmente por otras personas ajenas a la empresa (habitualmente convivientes del teletrabajador), lo que afectará directamente a las condiciones de trabajo.

Sería por tanto conveniente que la recogida de información incluyera elementos relacionados con ese entorno (salvaguardando siempre el derecho a la intimidad) para valorar los efectos que puede tener en la salud psicosocial de la persona trabajadora.

Puede entenderse que, como criterio general, corresponde a la empresa facilitar, instalar y encargarse del mantenimiento de los equipos necesarios para el teletrabajo regular…

… salvo si el teletrabajador utiliza su propio equipo, en cuyo caso el empresario debe hacerse cargo, con arreglo a la legislación nacional y a los convenios colectivos, de los costes derivados de la pérdida o el deterioro de los equipos y de los datos utilizados por la persona teletrabajadora.

A la vista de lo establecido en el artículo 16 de la Ley 10/2021, la obtención de la información acerca de los riesgos por parte de “quien tuviera competencia en materia preventiva” se realizará de forma ordinaria sin que sea necesaria su visita de la “zona habilitada para la prestación de servicios”, de manera que esta presencia física queda como una excepción que requiere de informe justificativo.

Por lo tanto, siguiendo lo establecido en las metodologías reconocidas de evaluación, y más concretamente como se recomienda en la Guía técnica del RD 488/97, se tendrá en cuenta lo siguiente:

“Para la mayoría de las actividades de oficina será suficiente la evaluación basada en la información obtenida mediante la aplicación de un test de evaluación”.

Este cuestionario se debería adaptar a la casuística propia de la actividad en teletrabajo, y no sería preciso reiterar cuestiones ya planteadas en el entorno de trabajo de oficina, en entornos en los cuales no se produzca variación, como por ejemplo lo relativo a uso de programas informáticos que ya estaban evaluados en su puesto de trabajo.

Debe instruir a la persona teletrabajadora acerca del procedimiento establecido para identificar los riesgos generales y específicos que pueden afectarle en el entorno del teletrabajo.

Su contenido debe dirigirse a capacitar al trabajador acerca de los riesgos específicos derivados del puesto de trabajo a distancia, prestando una especial y expresa atención a sus particularidades en cuanto a:

 riesgos específicos, como son los trastornos musculoesqueléticos, fatiga visual y fatiga menta o el peligro de aislamiento.

– riesgos psicosociales derivados tanto del uso de las tecnologías de comunicación e información, así como del entorno personal de la zona habilitada.

Proporcionar las capacidades para que el trabajador pueda proceder en su caso a la eliminación de los riesgos identificados, así como de las medidas de prevención y protección necesarias a aplicar para los riesgos residuales.

Prever un proceso de actualización cuando se produzcan cambios en las funciones que desempeñe el teletrabajador.

La empresa debe proporcionar una guía de orientación sobre los riesgos específicos del teletrabajo, incluyendo los manuales de instrucciones de los equipos de trabajo suministrados por la empresa.

Adicionalmente la empresa debería entregar las instrucciones de actuación en caso de emergencia en el lugar habilitado para trabajar, así como un listado de contactos para dirigirse en caso de urgencia.

Se recomienda adoptar la utilización de Indicadores de Riesgo como instrumento para la detección del posible daño que pudieran estar produciendo las condiciones de trabajo sobre la salud del personal teletrabajador.

La opacidad que se produce para la empresa, de hecho, es un argumento que puede darse la vuelta para que una empresa marque un límite claro a posibles consecuencias como una demanda: la Ley no permite ir más allá de lo que el trabajador quiera comunicar, por lo que si hay un estado de salud que puede condicionar en algo su salud en el puesto de trabajo y esa condición no es comunicada -y difícilmente detectada en el RM – poco más podrá exigírsele a la empresa, partiendo de la base de que el deber de “garantizar” del art. 14 LPRL tiene límites claros, que deben establecerse dentro de las actuaciones que son RAZONABLEMENTE POSIBLES.

Como posible alternativa plantear la sugerencia de incluir en los ofrecimientos o recordatorios de RM de los trabajadores de esta voluntariedad e importancia de comunicación para valorar mejor su estado de salud en la interacción con el puesto y sus tareas.

Y, de la misma forma, no está de más comunicar al trabajador que teletrabaja que tanto sus responsables como el Servicio de Prevención de la empresa están a su disposición siempre, y que requiere de su colaboración directa para la evaluación de lugar y condiciones de trabajo.

Relacionados

Equipo ‘Marco Legal del Teletrabjo’. Línea de Trabajo ‘Bienestar y Salud’:

Delfina García

Helena Mora

Marta González

Silvia de la Loma

Verónica Villasevil

Aitor Jaén

Carlos Robredo

Ladislao Carrascal

ajp

Líneas de Trabajo:

Formulario de Contacto PRLInnovación
Si desean ponerse en contacto con PRLInnovacion, por favor, no duden en rellenar este breve formulario habilitado para tal efecto.

    Nombre*

    Empresa*

    Cargo*

    Email*

    Teléfono

    Mensaje*


    Política de Privacidad

    Responsable: PRLInnovación +info. Finalidad: gestión de información solicitada +info. Legitimación: relación contractual- consentimiento +info. Destinatarios: mailchimp (novedades) y sólo obligación legal (Política) +info. Derechos: derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir los datos +info