Category Archives: Blog

¡Bienvenido Mr. COVID!

coronavirus

Por Salvador Carmona, Director de i+3.

Datos, análisis y opiniones ponen diariamente ante nuestros ojos la gravedad y el dramatismo de la pandemia por el COVID-19. Cualquier banalización al respecto sería éticamente imperdonable. Por el sufrimiento de las víctimas, pero también por la entrega de quienes se están dejando la piel en primera línea.

Nadie vea, pues, en el titular de este post el más mínimo atisbo de trivialidad. Pero quienes llevamos la cultura preventiva en nuestro ADN no podemos evitar el empeño por aprender continuamente, incluso de los fracasos. Somos incorregibles. Siempre tratando de darle la vuelta a la cara negativa de las cosas y buscar en la cruz un punto de apoyo para movilizar nuevas voluntades en favor de una prevención más eficaz.

Pues bien. Resulta que el COVID-19 ha puesto lo nuestro en primera línea. La idea de la prevención es ahora mismo una prioridad esencial, por encima de cualquier otra. Todo se subordina a este objetivo estratégico. La regla de oro de la cultura preventiva de que “trabajar y trabajar con seguridad han de llegar a ser sinónimos” se ha extendido a la vida cotidiana y se aplica a rajatabla.

COVID

El compromiso preventivo ha pasado a ser norma de conducta. Los dirigentes políticos insisten en ello una y otra vez. Se promueve a diario desde los medios de comunicación. El rechazo social a comportamientos irresponsables muestra hasta qué punto están calando y se están interiorizando los mensajes en la población.

Junto a la conciencia de riesgo, hay un convencimiento compartido de que este virus lo vamos a parar. Todos estamos por la labor. Una ola creciente de cooperación y de solidaridad se extiende entre la gente. Cada noche hacemos piña desde las ventanas y balcones. Hablamos del tema por whatsapp, nos animamos unos a otros.

Y en medio de todo, ahí estamos nosotros, los prevencionistas. Desbordados por lo que se nos ha venido encima. Desconcertados ante una situación que nadie nos enseñó a manejar. Improvisando ingenios y soluciones de compromiso. Pero teniendo que asumir un liderazgo que hasta a hora se nos había negado.

Y este es el reto. El COVID-19 está poniendo en valor nuestro trabajo, nuestras ideas. Es nuestra oportunidad. Gestionar hoy con eficacia lo inmediato, anticiparnos para el retorno mañana y aprovechar el viento a favor del clima preventivo.

Si sabemos estar a la altura, conseguiremos que se nos vea como parte de la solución. Si no, como en la película de Berlanga, el coche de Mr. Marshall pasará de largo

Sobre el autor

Salvador Carmona, Director en i+3, ayuda desde esta compañía a Organizaciones a mejorar su Cultura Preventiva, mejorando su desempeño en Seguridad y Salud.

Blog PRLInnovación

¿Estamos a las puertas de una Industria 5.0?

Por Iván Williams, Policy Development Manager en IOSH.

En estos últimos años nos hemos ido familiarizando con nuevos desarrollos tecnológicos y su uso específico en tareas de mejora en la fabricación, producción y prestación de servicios en el contexto empresarial. Términos como el Internet de las cosas, cobots, robótica colaborativa, interconectividad o sistemas autónomos han sido incorporados al lenguaje cotidiano de negocios. No obstante, el concepto de Industria 4.0 todavía sigue pareciéndonos complejo de entender.

Este modelo cambiante, también denominado como la Cuarta Revolución Industrial, está centrado en una manera de organizar los sistemas de producción a través de la automatización y computarización de los sistemas productivos en un contexto de industria conectada.

Esta revolución tecnológica, tal y como hemos sido testigos en previas oleadas de automatización, ha sido diseñada para hacer de la producción un proceso más eficiente, flexible y de mejor calidad. Este nuevo contexto, propicia la confluencia e interacción de tecnologías digitales, nuevos materiales y nuevos procesos.

Algunas de las principales tecnologías implicadas en la transformación digital y procesos de digitalización de las empresas con las que seguro los profesionales de Seguridad están familiarizados son:

El incremento en el desarrollo de estas tecnologías, auguran que esta nueva década constituya toda una revolución en la forma en la que entendemos la naturaleza del trabajo. En mayor o menor medida, estamos siendo testigos de una continua transformación digital producida a raíz de los avances en la adopción de la automatización y la mejora en la conectividad de datos, así como de la una mayor incidencia de la robótica en los procesos de fabricación.

Buena muestra de ello es la reciente colaboración entre Boston Dynamics, Trimble y Hilti usando el modelo Spot Robot, diseñado para interactuar con entornos de trabajo de construcción asistiendo a los trabajadores en tareas físicas o peligrosas. Este robot autónomo puede procesar datos originados a través de diferentes sensores, mejorar los procesos de toma de decisiones, mejorar la eficiencia en tareas repetitivas o identificar y alertar sobre riesgos potenciales. Como robot de compañía también puede controlar las condiciones físicas en el lugar de trabajo y la fatiga de los trabajadores mejorando así la seguridad del entorno de trabajo.

Usos en entorno de construcción del modelo Spot Robot:

 

Nuevas demandas y desafíos en Seguridad y Salud laboral

La adopción e integración de estas tecnologías están por tanto cambiando el escenario de la producción, pero también van aparejadas una serie de consecuencias en aspectos como son la productividad empresarial, el empleo, las habilidades, la distribución de la renta, el consumo y el entorno.

Parece lógico esperar que, de igual manera, estos desarrollos afecten la manera en la que el trabajo es organizado y realizado, y por tanto, acabe afectando a la seguridad y bienestar de los trabajadores.

Tabla 1. Impacto potencial económico del Internet de las Cosas en 2025. Fuente McKinsey.

Hasta ahora no se dispone de información concluyente sobre cómo las organizaciones están usando las tecnologías relacionadas con la Industria 4.0 para mejorar su estrategia en materia de Seguridad y Salud. Esto se debe a que el objeto de esta tecnología siempre ha venido determinado por la necesidad de mejora en eficiencia y productividad empresarial.

Sin embargo, sí podemos destacar algunas situaciones en las que se pueden producir riesgos para la Seguridad y Salud:

o Debido al mayor uso por parte de las empresas de entornos de producción colaborativos en los que “robots y personas comparten el espacio de trabajo”. En este sentido, se espera que la interacción trabajador-máquina expondrá a los trabajadores a riesgo de daño musculoesquelético y ergonómico como consecuencia de la interacción humanos-máquinas;

o Por el incremento en el uso de dispositivos móviles en entornos industriales;

o La aparición de riesgos para la salud de larga duración como consecuencia de la exposición a nuevas sustancias peligrosas generadas por nuevas técnicas productivas;

o El aumento del riesgo psicosocial o de padecer estrés laboral debido al incremento en el ritmo del trabajo, la monitorización o la disminución en el contacto con seres humanos;

o Nuevos riesgos de proceso de seguridad por el incremento en la automatización de procesos y la falta de control por parte de humanos.

Junto a este tipo de riesgos es también necesario destacar una serie de desafíos de los que los profesionales de Seguridad y Salud deberán ser conscientes y abordar en un momento dado:

1. La complejidad en la evaluación y control por parte de los profesionales de Seguridad y Salud (por ejemplo, cuando se reconfiguran áreas de la producción sin previo aviso, la introducción de un nuevo software/hardware). Máxime, si tenemos en cuenta las herramientas convencionales de análisis y gestión de riesgos actuales.

2. Los desafíos relacionados con el ´Big Data´ y la seguridad de los datos o errores en el procesamiento de datos cuando se trabaja con estas tecnologías. En el aspecto positivo, una mayor cantidad de datos pueden ayudar a las organizaciones a identificar los riesgos y ser más proactivos para mitigar dichos riesgos, entender el porque ciertos accidentes ocurren o como mejorar procedimientos de seguridad.

Sin embargo, esta mayor disponibilidad de datos puede conducir a un incremento de las tareas que requiera decisiones, responsabilidad y gestión.

3. De una manera acorde con estos cambios, se requerirá una formación adaptativa continua de los trabajadores en materia de SST, destinada a entornos más dinámicos de trabajo.

4. La investigación de accidentes graves cuando dichas las tecnologías están implicadas como factores contribuyentes, en particular aquellos controlados por algoritmos puede resultar un proceso sumamente complejos para los profesionales de Seguridad y Salud. De igual manera será complicado determinar quién es el responsable legalmente cuando la tecnología funciona de manera incorrecta o produzca consecuencias no deseada.

Nos encontramos por tanto lejos del objetivo de una completa integración SST – Industria 4.0, y por tanto se hace complejo el anticipar como será una posible Industria 5.0.  Aunque sí parece lógico que esta nueva etapa se pueda caracterizar por una profunda integración de la digitalización de las cosas en la sociedad.

Estos nuevos escenarios donde la interacción humano-máquina sea la tónica habitual estarán sujetos a riesgos laborales hasta ahora desconocidos que requerirán procesos de gestión de riesgos y medidas preventivas todavía por definir. 

Sobre el autor

Iván Williams Jiménez ha trabajado como consultor de investigación en IOSH, el Instituto de Seguridad y Salud ocupacional en Reino Unido coordinando proyectos de investigación académica. En la actualidad es Policy and Advocacy Manager. Este rol comprende la recopilación, análisis y diseminación de información y normativa, tendencias y prioridades que puedan a las condiciones de trabajo y a la seguridad, salud y bienestar en el trabajo.

* Las opiniones vertidas por este autor son estrictamente personales y no deben interpretarse como puntos de vista oficiales de IOSH.

Blog PRLInnovación

Liderazgo en Seguridad: 4 pautas para conseguir el compromiso de la Dirección

compromiso

Por Estíbaliz Añón Escribano, Ingeniera Industrial y Responsable de PRL.

Sorprende que, en empresas con baja siniestralidad y con un sistema de gestión maduro e implantado, se siga viendo la prevención como una “obligación” o como un freno a la productividad de la compañía. Esto suele ser debido a que la prevención se percibe como una imposición normativa y a que se constata una falta de la integración de la misma en todos los ámbitos de la empresa.

Búsqueda de culpables en caso de accidentes, normas o instrucciones que se incumplen en función de la jerarquía o falta de claridad en las mismas, hacen que, pese a que se interiorice la obligación de cumplimiento, éste no sea desde el convencimientoPara ir cambiando esta percepción, la Alta Dirección debe asumir su Liderazgo en Seguridad y demostrar su compromiso con la Prevención.

No vale de nada el “Safety First” si luego no se demuestra con hechos.

Este Compromiso de la Dirección, ha de ser visible y observable. Si no se ve, si no se constata por el resto de la organización, será un esfuerzo en balde.

Para ello, es imprescindible seguir, entre otras, las siguientes pautas:

1. COHERENCIA: Cumplimiento estricto de la normativa interna en la empresa.

compromiso de la direcciónUna de las herramientas más potentes a la hora de cambiar la percepción que tiene la plantilla con respecto a la prevención, es predicar con el ejemplo. Tolerancia cero frente a los incumplimientos y cumplimiento de las instrucciones y/o normas por parte de todos los estamentos de la empresa.

La falta de coherencia frente a la normativa interna, la “manga ancha” en función de quién haya realizado la infracción y la diferenciación entre los diferentes estamentos de la empresa a la hora de exigir este compromiso, es uno de los puntos que más afectan a esa percepción de la cultura organizacional de las compañías.

2. COMUNICACIÓN: Seguridad y salud en la empresa

Si algo es importante, se habla de ello. Si se habla de algo, es que es importante.

Lo fundamental es que se hable de Seguridad y Salud en todos los ámbitos de la empresa, en todas las direcciones (de arriba a abajo, de abajo a arriba, horizontalmente…) y en todos los foros (reuniones, blogs, intranet, correos electrónicos, paneles y pantallas…).

En el ámbito de la comunicación, es importante también la priorización. Si queremos incidir en la importancia de la seguridad y salud de las personas, este punto tendrá que ser el primero de las reuniones. Si tenemos un blog interno, la publicación ha de ser ordenada y planificada, estableciendo un día concreto para el artículo de la prevención en este caso. En caso de accidentes internos o externos, lecciones aprendidas o cambios en normativa urgentes, se puede improvisar un post adicional.

3. CLARIDAD: Claridad en la normativa

Las normas e instrucciones han de ser claras, concisas y que no den pie a interpretaciones individuales. Si una norma se incumple sistemáticamente, hay que analizar el por qué, y comprobar si hay que modificarla

A su vez, toda la organización ha de conocer sus obligaciones y su rol en materia preventiva, y han de ser inequívocas. Las funciones y responsabilidades han de estar definidas y por escrito para poder consultarlas en caso de duda.

Por otro lado, en los planes de acogida de un nuevo colaborador o colaboradora, no sólo han de estar incluídos la formación e información en riesgos laborales, que es una obligación legal, sino las responsabilidades en materia preventiva de su puesto dentro de sus tareas.

4. SUPERVISIÓN: Comprobación del cumplimiento periódicamente y de manera estandarizada

De esta manera, por un lado, aumentamos la visibilidad de la Alta Dirección en su compromiso visible con la Seguridad y Salud de su plantilla y por otro, definiremos correcciones de aquellas que no se han cumplido buscando el por qué del incumplimiento, definiendo la acción correctiva pertinente y midiendo de nuevo el resultado.

El cambio cultural en una empresa es un proceso a largo plazo. Éste depende de la cultura previa de la organización, del estilo de mando y de la percepción que tiene la organización de la Prevención de riesgos laborales.

Hemos de ser constantes y coherentes para cambiar paradigmas, creencias y comenzar a ver resultados.

Sobre la autora

Estíbaliz Añón Escribano es Ingeniera Industrial y desde los inicios de su carrera profesional en el año 2000, su ámbito se centra en la prevención de Riesgos Laborales y el Medioambiente, áreas que ha gestionado en empresas de diferentes sectores, como la industria Química, Alimentación y Gasista.

En la actualidad, además de su labor como Responsable de Seguridad, Salud y Medioambiente, también difunde contenidos relacionados con la Cultura Preventiva y las herramientas para implantarla.

El futuro de la Inteligencia Artificial: preparando a los profesionales de la Seguridad y Salud

Inteligencia Artificial

Por Iván Williams, Policy Development Manager en IOSH.

El aprendizaje de las máquinas o la Inteligencia Artificial (IA) crece en sofisticación, según apunta el último informe de riesgos globales del Foro Económico Mundial, y dichas tecnologías son cada vez más comunes en los entornos de trabajo. Estos desarrollos pueden contribuir a mejoras sustanciales en aspectos de Seguridad y Salud, por ejemplo, mediante la utilización de la IA para eliminar el riesgo de los trabajadores en entornos de trabajo peligrosos ocupando su lugaro en actividades que pueden acarrear el desarrollo de una enfermedad.

Sin embargo, existe otro aspecto que ha sido menos tratado por los medios: este nuevo escenario de transformación digital también tiene el potencial de cambiar de forma drástica la demanda de habilidades y competencias necesarias por parte de los trabajadores. Los profesionales de la Seguridad y Salud en el trabajo no serán ajenos a estos cambios y tendrán que asegurarse de que se mantienen al día con relación a estas necesidades de conocimiento.

Vínculos entre tecnología vanguardista y Seguridad y Salud

En el día a día de la operativa de una compañía se espera que la Inteligencia Artificial lleve a una nueva forma de organizar el trabajo y de crear nuevos modelos de gestión. Como dice Ponce del Castillo, nos encontraremos ante entornos de hiper-conexión, con trabajadores gestionando grandes cantidades de datos procedentes de diferentes canales, procesos evaluados a gran velocidad y algoritmos tomando las decisiones. En este contexto, el potencial del uso de las nuevas tecnologías para el incremento de la Seguridad, Salud y Bienestar de los trabajadores y lugares de trabajo es prometedor:

De acuerdo con un reciente informe de Safe Work Australia, se prevé que la accidentalidad laboral disminuya hasta el 11 por ciento para el año 2030 como resultado de la adopción generalizada de la automatización en el lugar de trabajo.

Además, la robótica, incluyendo la IA y los drones, pueden también hacer el trabajo más seguro al reemplazar las actividades más peligrosas o eliminando muchos de los trabajos físicos que están asociados a mayores niveles de accidentabilidad. Un ejemplo particular en el que esta tecnología está haciendo una diferencia es el sector del transporte, donde los niveles de fatiga de los conductores y las actitudes o aversión al riesgo pueden ser evaluadas y mejoradas a nivel de seguridad, según apunta la investigación de la Doctora Phoebe V. Moore.

Por todo ello, en este escenario la necesidad de realizar una Evaluación de Riesgos relacionada con la implementación de nuevas tecnologías o como parte de un proceso de transformación digital (incluyendo la integración y adopción de sistemas de Inteligencia Artificial y comunicaciones humano-máquina) pueden llegar a ser más relevantes que nunca. Debido a la función característica de la IA, sobre su capacidad para recopilar información, las empresas hoy más que nunca pueden servirse de esta tecnología para predecir patrones, identificar o prevenir riesgos y encontrar la mejor manera de minimizarlos. Lo que la tecnología todavía hoy no puede hacer es replicar el juicio humano, y este es siempre un aspecto clave cuando se trata de la gestión de riesgos en el lugar de trabajo.

 

La IA como oportunidad para ponerse al día de las transformaciones digitales

Lo que sí es cierto en este nuevo escenario es que la mayoría de los expertos que actualmente trabajan en el campo especializado de las tecnologías de IA auguran que este vertiginoso progreso está aquí para quedarse.

Habida cuenta de los aspectos positivos del uso de esta tecnología en el área de Seguridad y Salud también debemos tener en cuenta las barreras que estos profesionales pueden experimentar cuando se trata de adoptar estas iniciativas digitales o tecnológicas. Y es que la minusvaloración que comúnmente se hace de la Seguridad y Salud en este proceso es sin duda el escoyo más difícil de salvar. 

Para revertir esta situación, abogamos por una inversión en capacitación digital y confiar de igual manera en el apoyo externo.

Informe de CIPD (Chartered Institute for Personnel and Development) Personas y máquinas

 

Pero esta transformación también comprenderá tener una mayor apertura de mente al mundo que nos rodea y sobre todo a lo que acontece fuera de la esfera de Seguridad y Salud en la que solemos sentirnos cómodos. Los profesionales necesitarán por tanto ser más proactivos, comprometidos e involucrados en debates tecnológicos demostrando un interés y ampliando el rol de SST en este campo.

Tener un mayor conocimiento en esta materia no significa llegar a ser un experto tecnológico o en desarrollos tecnológicos, pero si implicará un cambio respecto a lo que muchos profesionales de SST todavía hoy siguen experimentando: una reticencia a adoptar esta tecnología o entender sus implicaciones en las tareas o roles a lo largo de la organización.

Y tú ¿qué opinas al respecto? ¿Crees que el uso de este tipo de tecnologías tendrá consecuencias sobre la labor que realizan los profesionales de Seguridad y Salud?

 

Sobre el autor

Iván Williams Jiménez ha trabajado como consultor de investigación en IOSH, el Instituto de Seguridad y Salud ocupacional en Reino Unido coordinando proyectos de investigación académica. En la actualidad es Policy and Advocacy Manager. Este rol comprende la recopilación, análisis y diseminación de información y normativa, tendencias y prioridades que puedan a las condiciones de trabajo y a la seguridad, salud y bienestar en el trabajo.

* Las opiniones vertidas por este autor son estrictamente personales y no deben interpretarse como puntos de vista oficiales de IOS

Dónde está Wally

Por Julia Díaz, HR-Health & Safety Manager en INECO.

.

¿Dónde está Wally? (Where’s Wally?) es una serie de libros creada por el británico Martin Handford en 1987. Probablemente muchos habéis jugado con ellos, pues el objetivo realmente es encontrar al personaje de Wally en una imagen con muchos detalles que despistan al lector.

Esta semana leía en Linkedin un artículo que recomendaba mi querida Marta Lamas y publicaba Bárbara Gawior (gracias a las dos!) cuyo título es “El directivo del Bienestar aterriza en las empresas españolas” y que se basa en este artículo original de Expansión.

Con rapidez (y avidez) fui a leer ambos textos, y el último mencionado hacía referencia a un libro (que ya he comprado y a punto estoy de comenzar a leer) que se denomina Chieff Wellbeing OfficerEl bienestar como herramienta estratégica. Estoy deseando leerlo para entender la postura, el camino y los detalles. Y, sin embargo, antes de empezar hay un punto en el que, lamentándolo mucho, estoy en desacuerdo: dicen los autores que buscan “elevar el bienestar al más alto nivel ejecutivo, con un puesto de nueva creación (aunque no será común).”

Desde mi punto de vista, y creo (y espero) que alguien más estará de acuerdo, es equivocado valorar esta posición como nueva. No es ni mucho menos de nueva creación. La posición existe, desde hace años de hecho, pero sin la categorización directiva, por desgracia. Pero existen los profesionales y existen las posiciones.

Son aquellos que desde siempre han velado por la seguridad, por la salud, y por el bienestar de las personas. Los que procuran que no existan daños para las personas desde el concepto preventivo más arraigado, y quienes trabajan el bienestar en el concepto más amplio de la palabra.

(más…)

Suspensión del Real Decreto 404/2010

En el último consejo de Ministros del 2018, el Gobierno tomó la triste decisión de suspender el Real Decreto 404/2010, que hace 8 años implantó un sistema de incentivos en materia de Seguridad Social dirigido a «premiar» a aquellas empresas que, cumpliendo con los requisitos establecidos al efecto, se caracterizaran por su contribución eficaz y constatable a la reducción de la siniestralidad laboral y por el desarrollo de actuaciones objetivas y eficaces en materia preventiva.

Con el aumento significativo que se había producido de la siniestralidad laboral, los que nos dedicamos a velar por la seguridad, la salud y el bienestar de los trabajadores consideramos que la medida no solo estaba totalmente justificada sino que además contribuía a paliar un problema económico y social de gran relevancia. La medida supuso un gran avance después de muchos años solicitando a los diferentes gobiernos así como a la patronal y a los sindicatos, la implantación de este incentivo o “Bonus – Malus”.

Cuando hace 8 años por fin conseguimos dicho objetivo lo celebramos enormemente porque sabíamos la repercusión de este logro. Y no era solo significativo por la parte económica, sino que por fin ponía en relevancia el valor de invertir en las personas, en su seguridad, en su salud y en su bienestar. Desde que se puso en marcha este incentivo han aumentado las inversiones en materia de seguridad y salud, y se ha conseguido que se reconozca el valor y la trascendencia que tienen los departamentos y los profesionales que nos dedicamos a cuidar del mayor valor que tiene cualquier sociedad, país o empresa: las personas.

Desde la Asociación PRLInnovación, a la que como Junta Directiva representamos, entendemos que con esta medida tomada sin ningún tipo de consenso o consulta y, por supuesto, sin ningún tipo de análisis previo sobre las consecuencias que pueda traer, hemos retrocedido muchos años atrás en lo que respecta a la importancia de la Seguridad y Salud de las personas, a la integración de la cultura preventiva y al alcance de las medidas de protección de los trabajadores.

Esta decisión puede generar la ralentización o anulación de muchas inversiones y proyectos en prevención de riesgos laborales y promoción de la salud, lo que en nuestra opinión supondría una desafortunada estrategia para el desarrollo y crecimiento de nuestro país.

Desde esta asociación mostramos nuestro absoluto rechazo a esta medida impuesta sin ser consultada ni consensuada. Y esperamos que no sea más que una inocentada al celebrarse el Consejo de Ministros un 28 de diciembre, día de los Santos Inocentes.

Esto nunca se ha hecho así

Por Julia Díaz, HR-Health & Safety Manager de INECO.

 

Una de las frases más repetidas en la vida profesional y que he tenido la ocasión de escuchar no pocas veces es la de “es que… esto siempre se ha hecho así”. Confieso que no la soporto. La mayoría estará de acuerdo en que no solo representa un freno en la evolución de cualquier empresa, departamento o profesional, sino que es sinónimo de inmovilismo y entro otros calificativos, es aburrido en todos los sentidos.

Llevar esta frase a su extremo en términos contrarios supone la innovación la evolución y el avance, y por ello me declaro fan de quien hace las cosas de forma distinta.

Unos de los ejemplos recientes que he vivido es la participación en un Podcast VisiónZero que lideran magníficamente Joaquim Ruiz y Salvador Carmona. Ellos hacen nuevo lo que siempre se había hecho de otra forma, innovan, atraen, cambian, inspiran… Gracias desde aquí a los dos por su generosidad y valentía.

En el último podcast que grabaron apostaron fuerte y lo grabaron en medio de la cena de navidad de PRLInnovación y tuvimos oportunidad de hablar de un proyecto que se cuece en el seno de la asociación que marida perfectamente con el cambio. El cambio profesional. El que va a cambiar el sector, con seguridad.

Esta profesión es dura, no cabe duda. Es una profesión de influir, de gestionar y de mostrar. De cómo hacer las cosas mejor, cómo proteger, cómo mejorar tus beneficios de negocio a través de la seguridad. No es una profesión de mover papeles, de defender y justificar lo hecho y no lo realizado, no es de callar y silenciar. Aunque siempre se haya hecho así.

Determinaremos las competencias necesarias, los perfiles críticos para cada compañía y revelaremos una realidad desconocida para muchos directores de RRHH, recruiters y CEOs.

Se está liderando el cambio de la profesión. Estamos gestando lo que romperá con lo que se lleva pensando desde hace años, y sobre todo, pensando que se hacía correctamente. Porque hasta el momento, y hasta ahora…NUNCA se ha hecho así.

#ElCambioEresTu #OtraPrevencionEsPosible

Técnicos de prevención, Taxis, Uber, Cabify y el Ludismo

Por Jorge Tubío, Director General de PRLInnovación

Llevo unos años perplejo ante la actitud de los taxistas y su lucha en contra de las VTC. En este artículo de opinión no quiero posicionarme ni a favor ni en contra de ninguna de las partes, ya que como en todos los conflictos cada uno tiene su verdad, circunstancias y percepción de la justicia. Pero si creo que los taxistas y VTC tienen una gran amenaza y no son precisamente los coches blancos con la raya roja en diagonal ni los negros con la pegatina de la comunidad en la luna trasera.

La gran amenaza para el sector es el coche autónomo y ellos siguen peleándose entre ellos. Esta a la vuelta de la esquina, de hecho en California, Singapur, Tokio o Dubai ya es un servicio normal tomar un taxi sin conductor, es decir, un coche autónomo.

Después de muchos años observando el sector de la prevención veo ciertas similitudes con el ejemplo anterior. Veo a técnicos que no se dan cuenta que sus funciones van a quedar obsoletas en poco tiempo. No sé si será blockchain u otra tecnología, pero en menos tiempo del que creemos dejará de tener sentido tener una (o varias) personas “moviendo papeles”. Igual que el algoritmo del coche autónomo hará que desaparezcan muchos conductores, cuando las empresas abracen las nuevas tecnologías debes preguntarte si estas preparado para aportar valor en otras áreas de la Prevención, Seguridad, Salud o Bienestar.

Por otro lado, tenemos el Ludismo, que fue un movimiento encabezado por artesanos ingleses en el siglo XIX, que protestaron entre los años 1811 y 1816 contra las nuevas máquinas que destruían el empleo. A veces me pregunto si la manera exagerada de “pedir y mover papeles” que tienen algunos departamentos es una forma moderna de Ludismo, con la diferencia que no busca romper una maquinaria concreta sino de mermar la eficiencia de la organización a costa de justificar una autoimpuesta estructura de PRL a la organización centrada mas en “papeles” que en “personas”.

 

De una manera u otra, como canta Bob Dylan, “Times are changing” pero…. y tu, ¿estas adaptándote al nuevo futuro?

Formulario de Contacto PRLInnovación
Si desean ponerse en contacto con PRLInnovacion, por favor, no duden en rellenar este breve formulario habilitado para tal efecto.
Enviar