¿Estamos a las puertas de una Industria 5.0?

Por Iván Williams, Policy Development Manager en IOSH.

En estos últimos años nos hemos ido familiarizando con nuevos desarrollos tecnológicos y su uso específico en tareas de mejora en la fabricación, producción y prestación de servicios en el contexto empresarial. Términos como el Internet de las cosas, cobots, robótica colaborativa, interconectividad o sistemas autónomos han sido incorporados al lenguaje cotidiano de negocios. No obstante, el concepto de Industria 4.0 todavía sigue pareciéndonos complejo de entender.

Este modelo cambiante, también denominado como la Cuarta Revolución Industrial, está centrado en una manera de organizar los sistemas de producción a través de la automatización y computarización de los sistemas productivos en un contexto de industria conectada.

Esta revolución tecnológica, tal y como hemos sido testigos en previas oleadas de automatización, ha sido diseñada para hacer de la producción un proceso más eficiente, flexible y de mejor calidad. Este nuevo contexto, propicia la confluencia e interacción de tecnologías digitales, nuevos materiales y nuevos procesos.

Algunas de las principales tecnologías implicadas en la transformación digital y procesos de digitalización de las empresas con las que seguro los profesionales de Seguridad están familiarizados son:

El incremento en el desarrollo de estas tecnologías, auguran que esta nueva década constituya toda una revolución en la forma en la que entendemos la naturaleza del trabajo. En mayor o menor medida, estamos siendo testigos de una continua transformación digital producida a raíz de los avances en la adopción de la automatización y la mejora en la conectividad de datos, así como de la una mayor incidencia de la robótica en los procesos de fabricación.

Buena muestra de ello es la reciente colaboración entre Boston Dynamics, Trimble y Hilti usando el modelo Spot Robot, diseñado para interactuar con entornos de trabajo de construcción asistiendo a los trabajadores en tareas físicas o peligrosas. Este robot autónomo puede procesar datos originados a través de diferentes sensores, mejorar los procesos de toma de decisiones, mejorar la eficiencia en tareas repetitivas o identificar y alertar sobre riesgos potenciales. Como robot de compañía también puede controlar las condiciones físicas en el lugar de trabajo y la fatiga de los trabajadores mejorando así la seguridad del entorno de trabajo.

Usos en entorno de construcción del modelo Spot Robot:

 

Nuevas demandas y desafíos en Seguridad y Salud laboral

La adopción e integración de estas tecnologías están por tanto cambiando el escenario de la producción, pero también van aparejadas una serie de consecuencias en aspectos como son la productividad empresarial, el empleo, las habilidades, la distribución de la renta, el consumo y el entorno.

Parece lógico esperar que, de igual manera, estos desarrollos afecten la manera en la que el trabajo es organizado y realizado, y por tanto, acabe afectando a la seguridad y bienestar de los trabajadores.

Tabla 1. Impacto potencial económico del Internet de las Cosas en 2025. Fuente McKinsey.

Hasta ahora no se dispone de información concluyente sobre cómo las organizaciones están usando las tecnologías relacionadas con la Industria 4.0 para mejorar su estrategia en materia de Seguridad y Salud. Esto se debe a que el objeto de esta tecnología siempre ha venido determinado por la necesidad de mejora en eficiencia y productividad empresarial.

Sin embargo, sí podemos destacar algunas situaciones en las que se pueden producir riesgos para la Seguridad y Salud:

o Debido al mayor uso por parte de las empresas de entornos de producción colaborativos en los que “robots y personas comparten el espacio de trabajo”. En este sentido, se espera que la interacción trabajador-máquina expondrá a los trabajadores a riesgo de daño musculoesquelético y ergonómico como consecuencia de la interacción humanos-máquinas;

o Por el incremento en el uso de dispositivos móviles en entornos industriales;

o La aparición de riesgos para la salud de larga duración como consecuencia de la exposición a nuevas sustancias peligrosas generadas por nuevas técnicas productivas;

o El aumento del riesgo psicosocial o de padecer estrés laboral debido al incremento en el ritmo del trabajo, la monitorización o la disminución en el contacto con seres humanos;

o Nuevos riesgos de proceso de seguridad por el incremento en la automatización de procesos y la falta de control por parte de humanos.

Junto a este tipo de riesgos es también necesario destacar una serie de desafíos de los que los profesionales de Seguridad y Salud deberán ser conscientes y abordar en un momento dado:

1. La complejidad en la evaluación y control por parte de los profesionales de Seguridad y Salud (por ejemplo, cuando se reconfiguran áreas de la producción sin previo aviso, la introducción de un nuevo software/hardware). Máxime, si tenemos en cuenta las herramientas convencionales de análisis y gestión de riesgos actuales.

2. Los desafíos relacionados con el ´Big Data´ y la seguridad de los datos o errores en el procesamiento de datos cuando se trabaja con estas tecnologías. En el aspecto positivo, una mayor cantidad de datos pueden ayudar a las organizaciones a identificar los riesgos y ser más proactivos para mitigar dichos riesgos, entender el porque ciertos accidentes ocurren o como mejorar procedimientos de seguridad.

Sin embargo, esta mayor disponibilidad de datos puede conducir a un incremento de las tareas que requiera decisiones, responsabilidad y gestión.

3. De una manera acorde con estos cambios, se requerirá una formación adaptativa continua de los trabajadores en materia de SST, destinada a entornos más dinámicos de trabajo.

4. La investigación de accidentes graves cuando dichas las tecnologías están implicadas como factores contribuyentes, en particular aquellos controlados por algoritmos puede resultar un proceso sumamente complejos para los profesionales de Seguridad y Salud. De igual manera será complicado determinar quién es el responsable legalmente cuando la tecnología funciona de manera incorrecta o produzca consecuencias no deseada.

Nos encontramos por tanto lejos del objetivo de una completa integración SST – Industria 4.0, y por tanto se hace complejo el anticipar como será una posible Industria 5.0.  Aunque sí parece lógico que esta nueva etapa se pueda caracterizar por una profunda integración de la digitalización de las cosas en la sociedad.

Estos nuevos escenarios donde la interacción humano-máquina sea la tónica habitual estarán sujetos a riesgos laborales hasta ahora desconocidos que requerirán procesos de gestión de riesgos y medidas preventivas todavía por definir. 

Sobre el autor

Iván Williams Jiménez ha trabajado como consultor de investigación en IOSH, el Instituto de Seguridad y Salud ocupacional en Reino Unido coordinando proyectos de investigación académica. En la actualidad es Policy and Advocacy Manager. Este rol comprende la recopilación, análisis y diseminación de información y normativa, tendencias y prioridades que puedan a las condiciones de trabajo y a la seguridad, salud y bienestar en el trabajo.

* Las opiniones vertidas por este autor son estrictamente personales y no deben interpretarse como puntos de vista oficiales de IOSH.

Blog PRLInnovación

Comments are closed.

Formulario de Contacto PRLInnovación
Si desean ponerse en contacto con PRLInnovacion, por favor, no duden en rellenar este breve formulario habilitado para tal efecto.
Enviar